• Oktoberfessst! (día 41)

     embajada-españa-delhi-300x225

    meat-oktoberfest-300x225

    oktoberfest-delhi-300x225

    postres-boda-300x225

    orquesta-oktoberfest-300x225

    bolera-ACSA-300x225

    Estés donde estés, una celebración de Oktoberfest siempre es sinónimo de megajuerga. Este año no he podido ir a la que se celebra en Zaragoza por razones obvias así que en cuanto nos enteramos de que la Embajada de Estados Unidos iba a montar una fiesta Oktoberfest, no lo dudamos ni un segundo.

    El precio era asequible porque, aunque costaba 20 euros la entrada, en ese precio entraba toda la cerveza Paulaner que pudieses beber y toda la comida: cerdo asado, salchichas alemanas con chucrut, ensaladas, verduras a la parrilla, pollo a l´ast y unos postres para desmayarse.

    Una orquesta puso el ambiente necesario y el césped de la pista de baseball de la Embajada americana se convirtió en una dancefloor para recordar. Al final nos juntamos gente de todas las embajadas: Canadá, Italia, Alemania, Austria, Japón, etc (estos yankees están obsesionados con la seguridad y tenias que trabajar en alguna institución diplomática para poder acceder al evento).

    Mención aparte merece la súper embajada de los Estados Unidos que, además de la pista de béisbol, tiene bolera (imagen 6), gimnasio, piscina y un sinfín de lujos más. Nuestra Embajada es un chalecito en comparación a semejante monstruosidad. Por lo visto, también tiene su propio supermercado en el que los estadounidenses pueden comprarse productos de su país.

    InDieQuito

  • Perros callejeros (día 40)

    perro-delhi3-300x225

    Los lectores más veteranos de este blog recordarán el suceso del perro, aquel que aconteció en Ecuador. En aquella ocasión, me mordió un perro callejero y me fue imposible encontrar una vacuna contra la rabia; a partir de aquel día uno de mis cometidos diarios era vigilar que el perro estuviese bien al menos durante un mes.

    Nueva Delhi está infestada de perros callejeros. Se hizo mucho trabajo para los Juegos Olímpicos de la Commonwealth, que se disputaron aquí en 2010, pero a pesar de ello, a día de hoy se calcula que 60,000 perros merodean sin dueño por las calles de la capital india.

    Es muy habitual, cuando se llega de madrugada a casa, ver como media docena de perros están acostados en la calle, a escasos metros del portal. Cuando te escuchan aproximándote se alarman y empiezan a ladrar y a acercarse con tono amenazante. La única medida preventiva que conozco es agacharse como para coger una piedra ya que todos huyen despavoridos. Por lo visto conocen muy bien ese gesto, que precede a un agudo dolor y por conductismo, lo tienen muy asimilado.

    Ya he tenido algún que otro susto e incluso una vez tuve que encaramarme a una valla porque no me dio tiempo a hacer el socorrido gesto de la piedra. ¡Suerte, valor y al perro!

    InDieQuito

    Imagen: marmotarroja

  • Hard rock café (día 39)

    SAKET-DELHI-300x225

    HARD-ROCK-CAFE-INDIA-300x225

    ROCK-DELHI-300x225

    El primer Hard Rock café fue abierto en 1971 en Londres. Es una cadena de restaurantes que destacan por su decoración, que está formada por numerosos objetos de culto tales como prendas de vestir, guitarras, sombreros etc de grupos y cantantes famosos.

    En Nueva Delhi también hay un establecimiento de esta cadena y está en el centro comercial de Saket, que es una de las áreas más chic de toda la capital.

    Anoche había actuación en directo como todos los jueves y a este ritmo, con mis habituales visitas al Morrison y a este local, me van a pasar pronto al lado oscuro de la música.

    La comida de estos restaurantes es típica de Estados Unidos, y vendría a parecerse a la que sirve en Fosters Hollywood y en Buffalo Grill. Pero además aquí va acompañada de rock duro retumbando en tus oídos.

    El cantante del grupo de ayer estaba totalmente fuera de sí y no solo se dedicó a cantar desgañitándose entre la gente sino que subió a la barra del bar para seguir con su excéntrico espectáculo.

    Por último, comentar que el precio de los productos, aún siendo muy caro para India, es irrisorio si lo comparamos con el Hard Rock de Barcelona por ejemplo. El jueves que viene tributo a Guns´n´Roses… Welcome to the Jungleeee!!!

    InDieQuito

  • Mi barrio en Delhi (día 38)

    DEL_1_149655f-300x205

    Lajpat Nagar es un barrio situado al sur de Nueva Delhi. Según tenía entendido, la mayor parte de la comunidad española vive en el sur de la ciudad y eso fue lo que me llevó a centrar la búsqueda de piso en esta zona de la ciudad.

    Cuando haces una mudanza a un nuevo barrio, han de pasar varios días hasta que localizas todas las tiendas que vas a visitar de forma habitual y cotidiana.

    En mi caso, Lajpat Nagar II me gustó mucho porque parece que está todo a dos pasos. Tengo localizado el supermercado cutre, para compras de urgencia, y el súper mercado de alto standing, que se halla en el barrio de Defense Colony a unos 10 minutos. En cuanto a los temas de salud tengo muy cerca una farmacia y el centro médico y el gimnasio también me queda a dos minutos de casa.

    Para cenar, hay un afgano a tan solo unas manzanas de mi casa que hacen unos platos deliciosos, un restaurante chino de precio muy asequible, un burger-pizzería y también dos Coffee day. Otro aspecto muy positivo de mi zona es que vivo a tan solo un centenar de metros del metro (que esta zona ya es tren elevado como podéis ver en la imagen) y dicha estación está a tan solo tres paradas de la Embajada.

    En cuanto a los aspectos negativos destaca que todavía no he encontrado un parque de grandes dimensiones y sobre todo, que pasan dos grandes avenidas cerca de mi vivienda, con lo cual hay una importante contaminación acústica y tanto es así que, salvo por la noche, no hay ni un solo minuto de silencio.

    A pesar de estos dos apuntes negativos, el barrio aprueba con creces porque uno se acostumbra muy pronto a vivir en Lajpat Nagar.

    InDieQuito

    Imagen: thehindu

  • Lady´s night (día 37)

     morrison-delhi-300x225

    dancefloor-on-fire1-300x225

    barra-ardiendo1-300x225

    Nueva Delhi también es una ciudad que nunca duerme y ayer había Girl´s day en el pub Morrison. El Morrison es un lugar dedicado al cantante de The Doors en el que algunas veces hay actuaciones en directo (el tributo a Megadeth que mencioné el otro día fue en este sitio).

    Anoche era el día de la chicas y las féminas tenían cerveza gratis toda la noche. Menuda discriminación sexual ¿no? El caso es que este sistema se ha implantado en algunos establecimientos de Delhi y la manera de llevarlo a cabo es sirviendo a las damas en una jarrita y dándole a los hombre la botella de cerveza directamente.

    Las chicas bebieron demasiado y seguramente por eso se montó una fiesta en el centro de la pista de las que hacen historia. Hay una cosa que nunca falla: si las chicas bailan, los chicos bailan, es pura lógica. Sin duda, se trató de la mejor fiesta en martes no víspera de festivo de toda mi vida.

    El disc-jockey puso a toda la pista en su mano comenzando con temas de Muse, The Killers y The Strokes; continuó con un drum´n´bass digno de las mejores discotecas de Londres: Smack my Bitch up de The Prodigy hizo que el bar ardiera, literalemente (imagen 3), para terminar con grandes clásicos del rock como Rape Me de Nirvana, Highway to Hell de ACDC o algún tema legendario de Led Zeppelin. Hubo momentos de pura magia con todo el público entregado en los que nadie pensaba que mañana había que ir a la universidad o al trabajo. Chapeáu!

    InDieQuito

  • Deporte indoor (día 36)

    gym-lajpat-300x225

    gym-delhi-300x225

    En los 20 días que llevo en Nueva Delhi ya me ha dado tiempo de darme cuenta de la poca cultura deportiva que hay entre la población. No me refiero a la afición a ver eventos deportivos por televisión, cosa que desconozco aunque sí que os puedo confirmar que al menos en los partidos de cricket la gente se atrinchera delante de las cristaleras de los hoteles. A lo que me refiero es a la afición a practicar deporte, entrenar entre semana en el parque, salir a correr o a hacer bicicleta, etc.

    Los motivos pueden ser varios como la ausencia de aceras, los pocos metros (que yo creo que no llegan ni a un kilómetro en total) de carril bici, el tráfico horrible y a veces alocado, y también el exceso de polución. En esta coyuntura, me dí cuenta pronto de que dirimir cuándo y dónde hacer deporte, iba a ser uno de mis principales problemas a corto plazo. Y no tardé en empezar a hacerme a la idea de que entrar en un aburrido gimnasio iba a ser la única solución.

    Así ha sido y desde hace una semana estoy apuntado al Fitness & Spa de Lajpat Nagar. Un gimnasio sin grandes ambiciones que se halla a tan solo dos minutos de mi casa, aspecto muy a tener en cuenta a la hora de elegir el gimnasio. Ocupa un sótano y tiene muy pocas máquinas de cardio, que son las únicas que yo voy a utilizar; pero su precio es muy asequible y eso, sumado a la proximidad, me han hecho decantarme por ellos.

    Largas horas a primera hora de la mañana me esperan. Correr en una cinta delante de una televisión o pedalear en una bicicleta estática mirándote en un espejo no es lo mismo que correr por el campo o pedalear por estrechas carreteras sinuosas. No todo podía ser perfecto.

    InDieQuito

  • Lodi gardens (día 35)

    lodi-gardens-300x168

    parque-delhi-300x168

    De todos los rincones de Delhi en los que he estado, el que más tranquilidad me ha transmitido ha sido Lodi Gardens. Se trata de un parque al que la gente suele acudir para desconectar de los ruidos, el humo y el agobio de la gran ciudad. Esta zona verde se encuentra muy próxima a la Embajada de España y alberga tumbas milenarias.

    Durante la tarde de ayer me dejé caer por sus senderos, su césped plagado de graciosas ardillas y sus pequeñas colinas. El recinto alberga árboles de varios tipos, estanques y, como he dicho, templos funerarios en un estado bastante deplorable pero que le dan a los jardines un toque muy exótico.

    En uno de los extremos del enorme recinto hay un restaurante-terraza, Lodi “the garden restaurant”, que destila clase por los cuatro costados. David y yo degustamos unos tés a la menta y un delicioso hummus con pitas en medio de ese paraíso terrenal. Otro de esos sitios por los que me dejaré caer con frecuencia para desconectar de la vida de la metrópolis.

    Cuando cayó la noche nos acercamos hasta India Gate en donde había un concierto de homenaje a las fuerzas armadas con orquesta y bailes tradicionales. Allí se habían congregado un ingente número de asistentes y el imponente arco, iluminado con luz blanquecina, destacaba en la oscuridad como la luna en medio de la noche. Nuestro paseo fue relativamente breve, pues había que ir a casa a ver a Felix completar su hazaña, hazaña que me mantuvo despierto hasta más allá de la medianoche.

    InDieQuito

  • Old Delhi (día 34)

    la foto 2

    la foto 1

    Mi primer viaje fuera de Nueva Delhi se ha pospuesto una vez más, así que este sábado seguí visitando los lugares de interés de esta gran ciudad. Esta situación me recuerda a la vivida el año pasado en Ecuador, cuando estuve casi un mes desde mi llegada sin hacer excursiones. Esperemos que esta semana que viene sea la definitiva y tenga un destino exótico al que viajar.

    La National Gallery of Modern Art fue la elección para la mañana. Este museo está dividido por niveles y estilos y en las plantas más bajas pueden verse obras pictóricas clásicas y miniaturas típicas de la India. En los pisos medios hay obras con tintes impresionistas y en la última planta el arte de la actualidad. Me gustó mucho la obra de Gosap Ghosh “Landscape 1960” (imagen 2) por su sencillez y combinación de colores.

    Después llegó el turno para Chandny Chowk, como ya había anunciado hace unos días. Las calles de Old Delhi son como un enorme hormiguero del que es muy difícil salir. Parecía que estuvieses en medio de una manifestación del “No a la guerra” y había una especie de calor humano que se te pegaba al paladar. A los lados tiendas de baratijas, panipuris y sharis, por en medio carros con mercancías tirados por personas que hacían las veces del mulas. Lo de ayer sí que fue un viaje 700 años atrás y no lo del Sarojini Market. Ayer no tiré la casa por la ventana y tan solo me compré nos altavoces para el iPod.

    Para comer escogimos la opción de Karim´s, uno de los mejores restaurantes de toda Asia según la revista Time y que se halla en medio de esta vorágine claustrofóbica. El precio es muy asequible y su pollo Tandoori y su salsa Dal están para chuparse los dedos. Volvería, pero solo de pensar en dichas aglomeraciones de gente se me quitan las ganas… De todas formas, cuando vengan las visitas (puede que sean 3), les llevaré a Old Delhi para que conozcan la cara más auténtica de la India.

    InDieQuito

     

  • Sarojini market (día 33)

    A-congested-gully-lined-with-shops

    2309_so-delhi-cafe-morrison11-1357556531

    Riadas de gente se arremolinaban en los puestos de calcetines y kurtas, los zapateros gritaban subidos a taburetes ofreciendo jugosas ofertas y reclamando clientes casi encomendándose a lo divino, vendedores de gafas y relojes paseaban entre la multitud centrándose en los viandantes que tenían pinta de extranjeros.

    Sarojini Market es un paraíso para los consumistas. Un rastro de carácter fijo en el que se pueden encontrar las mejores gangas de la ciudad, aunque también a los vendedores que quieren sacar más margen. Ayer me ofrecían un reloj por 2300 rupias (casi 35 euros), reloj por el cual acabé pagando tan solo 500 (8 euros).

    Yo no soy muy fan de las compras compulsivas pero reconozco que ayer me deje llevar por ese afán que te incita a llevarte todo el mercadillo a cuestas. Iba en principio a por una camisa y dos pantalones de vestir. Pero además de eso me compré una camiseta, una cazadora bomber, una kurta (preciosa, por cierto), un pantalón de lino para estar por casa y un reloj de madera.

    El ambiente de las calles que conforman este gran bazar es muy animado y es que, como en los pueblos medievales que hemos estudiado en los libros de historia, gran parte de la vida social en la India se desarrolla en los mercados. Un pueblo de comerciantes, expertos regateadores, pero normalmente con buen fondo. Seguro que me volveré a dejar caer por aquellos puestos de ropas, collares y zapatos.

    ——————————————————–

    Por la noche fui al Cafe Morrison, en South Extension, en donde había un tributo a Megadeth. No es mi estilo de música favorito aunque soy de esos que se quedan mirando al batería, considerando como algo sobrehumano el coordinar las cuatro extremidades a ritmos distintos.

    InDieQuito

    Imágenes: mapsofindia, sodelhi

  • Spanish National Day (día 32)

    la foto 1

    la foto 2

    la foto 3

    la foto 4

    la foto 5

    Ya desde la misma entrada a la celebración se percibía que dentro iba a tener lugar una excelente celebración. Cuando avanzabas un poco más, a través del sendero que rodea la residencia del embajador y llegabas al jardín, te topabas con una imagen te impactaba (imagen 2). El césped estaba a rebosar de invitados y es que, además de los centenares de invitados indios, prácticamente todos los españoles residentes en Delhi se acercaron a la que también es su casa para disfrutar de una fiesta por todo lo alto. Todo el mundo iba vestido de etiqueta y las mujeres optaron por trajes largos o por sharis, los hombres iban con traje local, traje (corbata y americana) o con vestimenta militar en el caso de los cargos del ejercito.

    Tras la llegada del grosso de los invitados y que todos los presentes pudiésemos escuchar los himnos de India y España, el embajador de nuestro país, Don Gustavo de Arístegui, dio un discurso de bienvenida en inglés en el que animaba a todos a pasar una velada memorable.

    Después vino la actuación de flamenco y la gente comenzó a degustar la comida del buffet: gazpacho, salmorejo, paella, sangría, vino tinto, canapés, pollo y cordero con especias, panipuri, tortilla de patata, montaditos y pescado a la plancha. A continuación la discomóvil y los combinados con Chivas 12 años, Bombay Sapphire  y Johnnie Walker Black Label. La pista de baile se llenó a rebosar y por unos momentos todos nos olvidamos de la crisis y de los problemas.

    Todos los asistentes se llevaron una muy buena impresión de la fiesta del Día Nacional y es que, sí en España tenemos algo claro es que organizando fiestas y saraos, no tenemos rival. Ese es uno de nuestros valores competitivos en el mundo y por eso somos uno de los países más turísticos del planeta, porque la gente en sus vacaciones tiene ganas de pasárselo realmente bien.

    Y por último, no me quería despedir sin comentar que mi atuendo no pasó desapercibido ya que literalmente fue más indio que mucho indios que, por contra, optaron por venir con el traje occidental (imagen 5).

    InDieQuito