• Una cita europea (día 66)

    UNION EUROPEA LOGO

    Hoy a mediodía he quedado con un alemán que está trabajando en su embajada temporalmente, algo similar a mi situación. Hemos ido a comer a un italiano, como digo, cita europea total.

    A Nils le han encantado mi mochila de BMW, claro, producto nacional. Hemos estado hablando de un montón de temas y no he parado de reírme ni un solo segundo. De lo que no hemos hablado ha sido de los dos últimos partidos oficiales entre nuestras selecciones, ya sabéis, esa final en Viena y esa semifinal en Sudáfrica.

    A los dos nos queda poco más de un mes en ecuador así que los dos tenemos previsto aprovechar el tiempo al máximo para ver cuantas más cosas mejor de este país latinoamericano.

    Y también tengo q deciros que si yo me sorprendo con la conducción alocada de Ecuador, os podéis imaginar lo que pensara un germano.

    Imagen: blogdefarmacia

    DieQuito

  • La camiseta de Ecuador (día 65)

    SELECCION ECUADOR

    La conseguí! Ya la tengo en el armario. La nueva camiseta de la selección ecuatoriana ha sido puesta a la venta en las tiendas Marathon esta misma semana. El domingo, Ecuador debutará en la Copa América 2011 contra Paraguay, aquella selección que nos hizo sufrir de lo lindo en pleno Mundial de Sudáfrica con penalties fallados por ambas partes y un gol carambola de la roja.

    50 dólares me costó, aunque aseguran que es un tejido antibacteriano, perfecto para el sudor y hasta nos podrían vender que se corre más si la llevas puesta. Yo me la he comprado porque es un buen recuerdo y para llevarla en los tres partidos que por lo menos va a jugar la Tri. Las esperanzas aquí están por los suelos pero…¿alguien apostó dinero por Dinamarca en 1992 o por Grecia en 2004? En los mundiales siempre suelen ganar los grandes favoritos pero en los campeonatos continentales las posibilidades de sorpresa siempre están ahí.

    En la parte interior hay un eslogan de Marathon “Marathon, la piel de tu país desde 1994” y en la espalda un escudo en relieve. Lo único malo de la camiseta es la transición cromática que va de hombro a hombro y que me recuerda en exceso a un equipo que odio con toda mi alma.

    Y para terminar, una consulta popular ¿A qué jugador os pondríais en la espalda? Seguro que me respondéis todos Valencia.

    Imagen: lahora

    DieQuito.

  • Rapeme, rapeme my friend (día 64)

    MANIQUI

    Raparme, eso es lo primero que he hecho esta tarde al salir de trabajar, porque sí, trabajo aunque no lo parezca. Llevaba unos pelos…tened en cuenta que me lo corté por última vez una semana antes de venir…en total alrededor de 70 días de cosecha. Y con lo rebeldes que son mis rizos estaba ya impresentable. Pero había un motivo para esperar; Jorge me recomendó que para subir el Cotopaxi no tenía que ir con el pelo corto ya que no hay mejor gorro contra el frío que el propio cabello, y como la salida se retrasó una semana pues tuve que seguir esperando. Pero hoy ha sido el día pues todavía faltan casi tres semanas para una hipotética expedición al Chimborazo que todavía dudo que se produzca.

    Y al 3 me he dejado toda la cabeza, María José es la que suele cortármelo en España y me lo deja siempre al 1, pero aquí me ha parecido violento y por si las moscas he optado por un corte menos radical. Me ha costado 2 euros, como un paquete de Pringles oye, como me gustan algunos de los precios de Ecuador. Ojala también la gasolina de España estuviera a 40 céntimos el litro…

    Mi cara está quemada por el frío y me he echado crema hidratante. Ayer soportó el crudo frío de uno de los volcanes activos más altos del mundo. Mi cuerpo tampoco está mucho mejor que digamos, hoy voy a dormir de nuevo como un lirón y seguro que mañana estoy otra vez listo para batallar.

    Imagen: learning-to-see

    DieQuito

  • En la cima del Cotopaxi (día 63)

    MONTAÑERO

    PARED DE HIELO

    MAELLANO

    ESCUDO MAELLA

    Cotopaxia: patología obsesiva de duración variable derivada del Síndrome del montañero impaciente. Los síntomas son pensamientos circulares relacionados con el volcán Cotopaxi, sueños habituales con este pico, manipulación del entorno conocido con el fin de que le lleven a esa montaña y tendencia a introducir la palabra Cotopaxi en la conversación aunque no venga a cuento. La cura contra esta enfermedad consiste en ascender este volcán y hollar su cima. Un grupo especialista en estos tratamientos es la Asociación de Andinismo Nuevos Horizontes. Ellos me han curado a mí.
    Por fin cumplí uno de mis objetivos en Ecuador, coronar el Cotopaxi. Lo mejor de todo y por lo que, según dicen, debo sentirme afortunado, es que ha sido en el primer intento de hacer cumbre.

    Ayer llegamos al refugio sobre la 1 del mediodía, nos quedaban por delante 11 horas de tensa espera en las que comimos, dormimos o lo intentamos y preparamos los equipos. (Imagen 1) A partir de la medianoche se empezaba a generar lío en el José Ribas. Un hervidero de montañeros iban de aquí para allá con té, desayunos ligeros y crema solar. Jorge, el amigo que trabajó muchos años como tour líder, era mi guía esta vez. Salimos del refugio sobre las 00:30 y caminamos 1 hora hasta el glaciar con un terrible viento que ya había anunciado, durante el sueño, el silbido del exterior.

    Inmediatamente después alcanzamos a otras cordadas que habían salido a las doce en punto y con nuestros frontales fuimos recorriendo todas las arrugas de este viejo volcán. Me fascinaron las formaciones de hielo del glaciar, que parecían gélidos retablos modernistas de una catedral antártica (imagen 2) o bosques congelados.

    La excursión en sí, sin menospreciar a esta cima de casi 6000 metros, fue infame debido a un fortísimo viento blanco que te convertía en un hombre de hielo al cabo de uno minutos. Mi cara (nariz, pómulos, frente etc.) está quemada por el excesivo frío que aguantamos los pocos que llegamos a la cima. Puedo asegurar sin miedo que el sitio más frío en el que he estado en mi vida es la cima del Cotopaxi. Esa baja temperatura y esos vientos huracanados eran insoportables y eso que mi indumentaria era bastante elegante, a saber: camiseta térmica, polar delgado de Quechua, polar gordo de Quechua, abrigo de esquiar, cortavientos impermeable de la Benemérita, arnés, pantalones térmicos, pantalones impermeables, dos pares de calcetines térmicos, botas rígidas de alta montaña(similares a las de esquiar), crampones, pasamontañas, gorro con balaclava, braga militar, gafas de ventisca, guantes térmicos, mitones de alta montaña(manoplas), bastón, piolet, mochila… Mis gafas de esquiar se congelaban cada 3 segundos y tenía que ir rascando con mi guante congelado, seguro que he rallado el cristal…

    Por otro lado está el asunto del oxígeno: a 6000 metros la presión atmosférica es menos de la mitad de la que hay a nivel del mar y por lo tanto la presión parcial del oxígeno es proporcionalmente menor, por ello, solo una mínima cantidad de oxígeno pasa del pulmón a la sangre.

    No sé si será este clima habitual en las altas montañas de Ecuador pero si es así, anuncio desde ya que el punto culminante del Frontier5000 ya ha pasado y ha sido alcanzar la cumbre del Cotopaxi. El caso es que he visto fotos de cumbre del Cotopaxi y la gente no tenía varios kilos de hielo en la ropa…

    Para terminar, quería comentar que le hice un pequeño tributo a mi pueblo, Maella, fotografiándome en la cumbre con el escudo de la villa (Imagen 4). Llegué muerto a la cima y era un infierno helado pero en los 3 minutos escasos que estuvimos allí hicimos fotos justo antes de tumbarme en el suelo destrozado, estaba tan roto que tenía un poco de miedo por el descenso. Sin embargo todo salió bien. Estoy convencido de que ha sido el día de deporte más duro de mi existencia; aunque también recuerdo que mi debut en la San Lorenzo (10kms) con 14 años me resultó durísimo.

    DieQuito

  • Rumbo al Cotopaxi (día 62)

    VISTA AEREA VOLCAN

    La cima del Cotopaxi vista desde un avión (www.acuario27.com)

    Y llegó el gran día. Desde que supe que mi destino había sido Ecuador, siempre deseé subir esta montaña, el Cotopaxi. Su perfil muy parecido al Fujiyama, haber sido la última expedición de renombre de Reinhold Messner, la leyenda que subió los 14 ochomiles por primera vez, o simplemente sus casi 6000 metros lo convirtieron en el gran atractivo de mi estancia. Mañana, alrededor de estas horas (8:00-15:00 en España) habré alcanzado la cumbre si todo ha ido según lo previsto.

    El clima debe estar de nuestro lado; no se puede uno plantear ir a la cumbre del Cotopaxi de noche y con ventisca o nula visibilidad. Pero hay una parte buena, y es que me quedan aún 40 días en Ecuador y tengo tiempo para varios intentos más sino lo logro a la primera.

    Dentro de hora y media saldremos por carretera rumbo al volcán. En dos horas estaremos ya en sus faldas. A Jorge y a mi nos acerca un amigo y compañero de trabajo, Tomás, que tiene previsto subir hasta el refugio. Una vez allí, a 4800 metros de altura nos aguardan unas 12 horas de espera que sirven como buena aclimatación. Comeremos, descansaremos y finalmente dormitaremos hasta la medianoche. Cerraremos los ojos al menos, lo cual es reparador. Y cuando toquen las doce campanadas…empezaremos a caminar como sonámbulos hacia un lugar en el que literalmente tocas el cielo con las manos. Una abrazo fuerte.

    DieQuito

  • Diversión antes del gran reto (día 61)

    BLUES QUITO

    DISCOTECA QUITEÑA

    REGGAETON

    Blues es una discoteca escondida en un sótano muy cerca de la intersección entre La República y Eloy Alfaro. Acudimos a primera hora y el local estaba vacío aunque con barra libre, yo no lo aproveché porque no estoy como para beber alcohol a dos días de la expedición al volcán Cotopaxi.

    Desde que bajas las escaleras ya te das cuenta de que no es una discoteca comercial. Sus decoraciones psicodélicas y su luz negra, que inunda todo el espacio, convierten al club en una oda a lo alternativo. Su música también es diferente porque aquí el Reggaeton tiene prohibida la entrada.

    Después sucedió algo muy habitual: estas sentando en alguna mesa tranquilo mientras la música ya anima a bailar, llevas una hora allí dentro charlando y tomando tu bebida…y de repente te percatas de que la discoteca se ha ido llenando de gente por goteo, poco a poco pero de forma constante. Por consiguiente, la pista central, antes similar a una cancha de patinaje olímpico con esa sensación de amplitud que infunde miedo escénico, es un angosto laberinto de personas en movimiento que late como un corazón en pleno esfuerzo.

    Sweet Home Alabama, Song 2 o Radio Gagá atronaron por los parlantes (así le llaman aquí a los altavoces)…incluso Entre Dos Tierras, pero el deejay debía de tener órdenes precisas de cortar las canciones a los 2 minutos porque hacía eso continuamente, y los que conocéis la canción de Héroes sabéis lo que le cuesta entrar al estribillo…

    Excelente velada. Ahora es el momento de relajar las piernas, beber abundante líquido y tomar proteínas. Mañana a las 00:00 de la noche comienza la gran aventura del Frontier5000.

    DieQuito

  • España al habla (día 60)

    MICRO

    Acabamos de emitir en radio Multimedios 106 para toda la población de la capital de Ecuador, el segundo programa de la Embajada de España: España al habla.

    Buen regusto nos han dejado Enrique Bunbury y los Héroes con el universo de negrura y decepción que emana de su canción más legendaria: Entre dos tierras. Antes, Joan Manuel Serrat presentaba su Mediterráneo, Los Secretos nos cantaban Déjame, Sabina nos retrataba a su “princesa” y Golpes Bajos llenaba el estudio de efluvios ochenteros con Fiesta de los maniquíes.

    El resto del programa, José y yo hemos hablado sobre las distintas actividades culturales en las que ha participado la Embajada de España y hemos contado con la participación de Santiago Cirujeda, Gervasio Sánchez entre otros. También hemos tratado el asunto de la cooperación internacional. En la radio, como siempre, nos han tratado de lujo sirviéndonos té y permitiendo traer a una invitada. Además, Mauro en el control ha resultado ser simpatiquísimo y ha llevado todo el montaje de maravilla.

    Volveré a presentar “España al habla” una vez más a finales de julio, y todo aquel que se haya perdido estos dos primeros programas tendrá la oportunidad de escucharme todavía a través de las lejanas ondas de radio sudamericanas. Sé que sois bastantes y ya sabéis el dicho, a la tercera va la vencida.

    Imagen: bloguitar

    DieQuito

  • Los parques de Quito (día 59)

    carolina-park

    Frondosos, artificiales, peligrosos, ideales para hacer deporte, céntricos, coloridos, poco iluminados…Los parques de Quito son variopintos y muy numerosos. Yo creo que no hace falta ni regarlos, con el clima de Quito y sus lluvias espontáneas casi cada día, el césped crece muy verde y fuerte como un roble. Todo lo contrario que en España, en donde las alfombras de hierba languidecen con colores amarillentos allá donde no llega el chorro del aspersor.

    He visitado ya varios: el del Ejido, el de La Carolina: con su pista de atletismo en el centro, el Metropolitano, etc. Pero ninguno me ha gustado tanto como el de Las Cuadras, cuyos rincones de vegetación aleatoria me recuerdan a la campiña inglesa. Parece que no haya sido ni siquiera planificado, con lo que se consigue una apariencia de bosque de cuento de niños, pero sin lobo.

    Cuando cae la noche, los parques son buenos sitios para los atracadores, como en Europa pero elevado a la enésima potencia. Sus recovecos y sus escasas farolas lo convierten en pequeñas junglas habitadas por seres de los bajos fondos. No os preocupéis que no me adentro en ellos cuando el sol acata el toque de queda.

    Imagen: panoramio

    DieQuito

  • La Copa América (día 58)

    COPA AMERICA

    Llevo ya varios días en busca de una camiseta de la selección de Ecuador con el nombre de Valencia a la espalda. Todavía no es posible conseguirla y tan solo faltan 10 días para que dé comienzo la copa América, campeonato análogo a la Eurocopa (sí, ese que ganamos en 2008 con Casillas emulando a Diego Alves ante Italia y con un oportuno Torres y su gol ante la selección teutona; es posible que no vuelva a hacer nada en su vida).

    ¿Qué estrategia comercial es esta? Deberían estar las tiendas pobladas de camisetas. Lo cierto es que nadie tiene muchas esperanzas de que Ecuador haga algo reseñable pero yo al menos quiero tener un recuerdo. Voy a seguir la Copa América por primera vez porque tengo mono de deportes. De la anterior, la edición de 2007, solo recuerdo que ganó Brasil con Robinho como pichichi.

    En Ecuador hay mucha afición al fútbol y a unos cuantos futboleros les he enseñado el Gol de Nayim (bendito Youtube) explicándoles previamente el contexto: final de la Recopa, contra el Arsenal, minuto 119 de partido, Seaman bajo los palos… Todos han reaccionado igual, ojos saltones, carcajadas de incredulidad y mofa sobre el portero bigotudo. Es un gol que hace grande la historia del deporte rey.

    Y como os decía, mono de deportes…el mismo día comienza el Tour de Francia. Ya no están participando Lance y su leyenda, pero lo voy a seguir con el mismo ímpetu antiContador. ¡¡Vamos Andy!!, demuéstrale a ese que salió del equipo del honesto Manolo Saiz y del matasanos Eufemiano Fuentes, demuéstrale a A.C: el nombre que aparecía en una de las bolsas de sangre de la Operación Puerto que jamás fue analizada, demuéstrale al solomillitos… que el año pasado solo te ganó por los 39″ segundos que consiguió cuando te vio unos metros abajo con la cadena fuera.

    Imagen: tvperu

    DieQuito

  • La panamericana (día 57)

    DATA0015.JPG

    No os dejéis engañar por la apariencia de autopista o autovía que tiene la Panamericana. En muchos tramos tiene varios carriles en cada sentido pero de vía rápida nada. Truncada con frecuencia por semáforos y rotondas, los conductores la hacen todavía más peligrosa con sus altas velocidades debido a la ausencia de radares y por su forma de entrar a la calzada por los accesos de carretera nacional, que no incorporaciones. Esto sin mencionar la cantidad de animales que cruzan la carretera o las zonas de obras con apenas señalización que la estrechan de repente de 3 a 1 carril sin pivotes colocados escalonadamente. Lo dicho, una locura.

    Seguramente en casi dos meses ya habré comentado que la gente no “maneja” muy bien y que hay muchos temerarios al volante. Pero la Panamericana se merecía una mención independiente por ser el camino que, semana tras semana, me acerca a mi parque fetiche del andinismo, el parque Cotopaxi (5 de mis 6 ascensiones han sido allí).

    Además, la Panamericana no solo pasa por Ecuador, sino que forma parte de una extensísima red de carreteras unidas que unen Alaska con la Tierra del Fuego (la punta más meridional de Argentina). La región que cruzaron Magallanes-Elcano en su heroica vuelta al mundo hace casi 500 años. 28.500 kms de asfalto ininterrumpido. La ruta 66 es una nimiedad en comparación a esta peregrinación desde el Ártico hasta la Antártida.

    DieQuito