• Mi barrio, de gala (día 185)

    563154_508584942533949_989222576_n

    Pahar Ganj parecía anoche el Prater de Viena. Sobrecargado de lucecitas, dibujos por el suelo, gente vendiendo globos, actuaciones de fuego, discursos bajo grandes carpas: mi barrio está patas arriba porque ha comenzado la cuenta atrás para el Ram Navami.

    Durante los siguientes 10 días son muchos los indios que siguen un ayuno especial en el que no ingieren ajo, carne, trigo, cebolla, etc.

    A mi personalmente me van a fastidiar la semana porque tengo que dar una vuelta considerable para llegar a mi parada de metro desde que han montado el tinglado.

    Ayer tuve una sensación muy extraña porque iba caminando por mi calle y había elefantes y camellos a los lados. No les presté apenas atención hasta que de repente me dí cuenta de qué pocas veces en mi vida había podido ver a estos animales en vivo y en directo. Supongo que cada día que paso en este país me sorprenden menos las cosas, incluso las inusuales, y eso es algo que me disgusta. ¿Estaré traspasando esa línea que separa a un turista de un adaptado?

    InDieQuito

  • Safdarjung Tomb (día 177)

    safdarjung-300x225

    indian-tomb-300x225

    qutub-minar-night-225x300

    Jorge y cía no están parando ni un segundo quietos en su visita por la India y esta mañana mismo han regresado a Delhi en avión tras visitar la ciudad más sagrada del Ganges, Varanasi.

    Por la tarde hemos ido  a visitar la Tumba de Safdarjung, que he de reconocer que me ha dejado un poco frío y que me parece bastante prescindible. Me recuerda un poco a la Humayun´s Tomb pero bastante más descuidada.

    Después nos hemos acercado al Qutab Minar, a visitarlo en el pase de noche, cosa que me habían recomendado por la iluminación y lo cierto es que ha valido bastante la pena. El alminar parece si cabe más imponente.

    Hemos puesto punto y final a la jornada cenando en el Pind Balluchi, el restaurante que conocí hace relativamente poco tiempo y que me enamoró con sus champiñones rellenos.

    Continúan los intentos de timo y estafa para mis amigos porque en este país eres un pardillo al llegar; hasta que una buena mañana decides plantarte y comienzas a evitar que esta gente te saque hasta los ojos. No es que mis amigos sean por lo tanto unos pimpollos, es que es el precio extra que debes pagar por visitar este país durante unos días.

    InDieQuito

  • Procesión y lágrimas (día 174)

    procesion-india-300x225

    music-indian-300x225

    iphone-broken-168x300

    Es Semana Santa en España y por eso todo el mundo sube constantemente fotografías procesiones a las redes sociales. Echo de menos el olor a incienso, sus rítmicos bombos y su ambiente funesto, que se acentúa con los caperuzos.

    Pues ayer me sorprendí porque una especie de procesión pasó por todo Pahar Ganj, portando imágenes, con costaleros y todo, y con tambores y trompetas, al más puro estilo de la Semana Santa española.

    Por lo que me explican los lugareños se trataba de una ofrenda personal a los dioses. Ese señor sí que tenía que tener pecados que confesar porque para contratar a un ejército de penitentes hace falta verse muy contra las cuerdas, en este caso contra el infierno.

    El otro tema que comento hoy no es tan agradable porque si bien mi iPhone se salvó en octubre de una muerte segura, ayer sufrió un terrible accidente. En esta ocasión el culpable fue un perro a medianoche, mientras llegaba a casa. Comienza a perseguirme y yo, a pesar de los esfuerzos por ahuyentarle, me veo obligado a poner pies en polvorosa con tan mala suerte que me tropiezo y caigo con el teléfono en la mano… Mi cara en ese momento debió de ser de película de terror porque cuando me di de bruces sí que creía que el can se iba a abalanzar sobre mí y a morder. Para mi sorpresa decidió marcharse. Mi felicidad duró muy poco; miré a la pantalla del teléfono y una infinita telaraña de grietas había cubierto la pantalla. El móvil funciona todavía pero esta semana tendré que volver a visitar a Daljeet para que me cambie este cristal que ayer no fue tan gorila como pretende.

    InDieQuito

  • Bofetada india (día 173)

    delhi_2008_126-2-300x300

    Jorge se sorprendió y sonrió al verme en el aeropuerto, su primera frase fue muy elocuente: “pues esto está bien, me esperaba salir y ver el infierno”. Todavía engañados por la opulencia y la pulcritud de la zona del aeropuerto internacional: Jorge, Hugo y José se montaron en el taxi creyendo que India no era tan dura como se la habían vendido.

    Al cabo de un par de kilómetros comenzaron a observar chabolas a los lados de la carretera, toneladas de basura y mendigos en cada semáforo: la bofetada de la India había comenzado.

    Nada más instalarse en su hotel me los llevé a la zona dura de la ciudad, a la Old Delhi, para que conozcan este país en sus versiones menos turísticas, para que sientan el caos, la miseria y la superpoblación. No quedaron indiferentes y durante el par de horas que caminamos por las estrechas callejas pobladas de rickshaws anduvieron en estado de shock, con los ojos abiertos de par en par como hacen los bebés, como visitando “un nuevo universo”.

    Llegado un momento, muy metidos en el laberinto, Jorge me preguntó si sabía dónde estaba… Sin embargo yo no tenía ni idea. Él dijo “qué huevos tienes”. Huevos no… vivo aquí y sé que Delhi es tremendamente segura, incluso en las calles más estrechas y oscuras de Old Delhi.

    Cuando ya se acercaba la hora de cenar los llevé a Hauz Khas Village para relajar tensiones y que se tranquilizasen viendo la cara  bonita de la capital de la India. La terraza del OTB con música techno y repleta de mujeres con clase fue un buen calmante después de la tormenta.

    Regresando a casa volvieron las risas nerviosas porque nuestro conductor del tuc tuc entraba a las rotondas sin pedir permiso. Yo ya estoy acostumbrando a este tipo de conducción pero los primeros días me pasaba igual que a ellos. Welcome to India!!

    InDieQuito

    Imagen: fabianfoo

  • Happy Holi (día 171)

    holi-delhi-300x225

    holi-225x300

    Holi. El festival de los colores… Y tanto que sí. Ya por la mañana, cuando salí de mi hotel de Pahar Ganj, tuve dificultades para salir airoso de las innumerables encerronas que los críos preparaban a todos los que iban todavía impolutos. Yo iba con una camiseta blanca y unos vaqueros que libraron ayer la última de sus batallas.

    Tras bajar al sur nos dirigimos a la JN University, en donde según dicen se lía la más gorda de la ciudad. Nada más llegar compre bolsitas de colores y comenzamos a mancharnos entre todos, al principio con mesura, como puede verse en la primera fotografía. Luego, sin control.

    Todo se fue de las manos cuando nos metimos en un descampado lleno de indios que bailaban al son de la metálica percusión que se produce al golpear un barril con una fusta. Allí todo era un tornado de locura y desenfreno. Andabas y no veías a gente, veías manchas de color que eran demasiado para tus sentidos. Semejante combinación de colores fosforitos te abrumaba e ibas como mareado, como drogado, caminando entre la muchedumbre.

    Eché a faltar eso sí, un deejay con música (trance por ejemplo), entonces si que hubiese volado pero de lo lindo. Una maravilla de fiesta que siempre recordaré, estoy seguro de ello. Para probarlo antes de morir.

    Eso sí, la ducha posterior también es de las que no se olvida jamás…

    InDieQuito

  • Globos de agua (día 169)

    031012_holi314_004_t_w600_h3000-300x221

    Mañana es una de las fiestas más conocidas de este país, el mítico Holi. Desde hace unos días ya se pueden ver en las tiendas de Pahar Ganj enormes sacos con polvos de colores y bolsas con globos de agua…

    Globos de agua como el que me cayó ayer encima. Ya en dos ocasiones lo habían intentado durante el fin de semana, sin suerte, pero ayer me dieron de lleno y he de reconocer que reaccioné como un abuelo, cabreándome como un mono. Pero es que me mojaron toda la camisa y la bolsa del gimnasio, además me dieron un buen susto porque era ya de noche.

    No conseguí localizar al lanzador y eso que miré bien hacia todas las direcciones y balcones en busca de algún niño al que cantarle las cuarenta… Holi ya está aquí y los “blanquitos” somos un blanco perfecto, valga la redundancia. ¡Mañana me vengaré!

    InDieQuito

    Imagen: columbiamissurian

  • La Jama Masjid (día 167)

    jam-masjid-300x225

    jama-masjid-delhi-300x225

    La Jama Masjid es la mezquita más grande de la India y está situada al lado de Old Delhi. Tocaba ya visitarla y nos hemos acercado hasta sus puertas con la llamada del muecín. Esos cánticos retumbando en las paredes mientras el sol está despidiéndose del día me hacen sentir que estoy en algún país islámico de Oriente Medio.

    En la mezquita nos han impedido el acceso durante el rezo, y hemos tenido que esperar en las escalinatas de la entrada con estoicismo a lo largo de media hora. Una vez dentro impresionan sus minaretes y sus cúpulas. El arqueado en ladrillo rojizo que cerca todo el conjunto también es muy bonito.

    Sin embargo, la visita ha sido más bien breve, ya que nos han pillado haciendo fotos y por lo visto hay que pagar 4 euros para meter una cámara en el recinto. Como nadie nos había dicho nada al principio pues nos hemos negado en rotundo a abonar dicha cantidad y el simpático de Muhammad Sunnel ha empezado a empujarnos, a agarrarnos de la camiseta y le ha cogido el móvil a David, obligándole a borrar las instantáneas si quería recuperarlo. ¡Menudo ultraje!

    Lo más inquietante es que en cosa de 30 segundos, una decena de musulmanes se ha colocado alrededor nuestro con cara de mucho menos que pocos amigos.

    A pesar de todo, yo no he borrado mis capturas y las subo al blog en honor a Muhammad Suneel y su educación y sensibilidad.

    InDieQuito

  • La falla de la discordia (día 164)

    fotosagencias20130319225152-300x200

    Las fallas son una de las festividades más reconocidas de España y junto con los San Fermines, la Feria de Abril y quizás los Pilares, sean las más representativas.

    Ahora se ha liado una buena porque un artista fallero ha creado una preciosa falla con la imagen de Ganesh, una de las deidades hindúes. Ayer, un hindú exaltado amenazo con inmolarse y fue detenido por la policía. Las asociaciones hindúes de España ya se han pronunciado y han pedido que se indulte automáticamente a la falla en cuestión porque si no va a haber conflicto.

    Desde la Embajada esperamos que no la quemen porque sobre todo los que hemos visto Argo, ya nos imaginamos yendo a la residencia del embajador francés en busca de refugio. Por cierto, una buena película que no dejo de recomendar siempre que surge la ocasión.

    Parece que finalmente se le va a otorgar el perdón y eso es algo que nos tranquiliza. Los motivos religiosos evocan los comportamientos más primarios del ser humano y si se produjese la quema no sería de extrañar que hubiese manifestaciones en la puerta de la Embajada. Hay que tener un poco de tacto con estas cosas (recadito al fallero).

    InDieQuito

    Imagen: levante-emv

  • Transportes: el metro (día 163)

    tumblr_lc4ct6CxJk1qcvne0-300x201

    El metro es uno de los medios de transporte que me fascina. Desde pequeño siempre me han gustado los ferrocarriles y en cada ciudad que visito, el metro no me deja indiferente. Me encantan por ejemplo sus estaciones cuando se acerca la hora del cierre… vacías, en silencio, con suelos brillantes que reflejan toda la estancia, las escaleras mecánicas funcionando sin pasajeros, el zumbido de los fluorescentes y esos enormes agujeros negros en cada una de las esquinas… por donde se ve el reflejo del foco del tren cuando se acerca.

    El metro de Delhi también es especial para mí, no obstante, es el segundo tren subterráneo que más he utilizado, acercándose cada vez más al de mi querida Barcelona. Pero además es diferente por una serie de peculiaridades. Por ejemplo, cada día, para coger el metro, eres cacheado y te toca meter tu bandolera en un aparato de rayos X. No son muy estrictos pero las autoridades tiene que hacer el paripé para cohibir un poco a los terroristas de Lashkar-e-Toiba.

    El metro de Delhi tiene además un vagón reservado para mujeres, que tiene el objetivo de evitar a los frotteurs y demás dementes que se acercan demasiado a las féminas.

    Huelga decir que va casi siempre a tope, salvo a las 11 de la noche, y que cuando accedes o sales del convoy a menudo te ves empujado y llevado por la riada de gente sin remisión.

    Todo hay que saber reconocerlo y he de decir que se trata de la mejor infraestructura de la ciudad. Funciona con aparente normalidad, los trenes no suelen retrasarse y además su precio es increíblemente económico (en torno a 25 céntimos el viaje).

    InDieQuito

    Imagen: afttertheinterimperiod.tumblr

  • Retrato de una sociedad (día 162)

    india-retrato-de-una-sociedad-300x225

    La sala de conferencias del Instituto Cervantes de Nueva Delhi estaba ayer por la tarde a rebosar. Tan llena, que alrededor de 30 personas tuvieron que ver de pie la presentación de la traducción del libro La India Retrato de una sociedad.

    Detrás de los micrófonos estaba el autor del libro, Sudhir Kakar, la psicoanalista Katharina Kakar y la traductora de la obra al español: Patricia Palomar. Durante la presentación se trataron temas cargados de controversia como, por ejemplo, la situación de la mujer en la India, el sexo y la homosexualidad.

    Teniendo en cuenta la asistencia, podríamos asegurar que la presentación fue todo un éxito. El único punto negro de la tarde fueron ciertas cuestiones, tan largas como las ponencias, que realizaron algunos en el turno de preguntas.

    Desde aquí le deseo toda la suerte del mundo a Patricia y esperamos que el libro sea un éxito de ventas entre el público español.

    InDieQuito