• Charla Chimborazo 2015 en El Corte Inglés


    IMG_5074

    La aventura del Chimborazo del pasado mes de septiembre nos acompañará el resto de nuestras vidas. No todo fue bonito y agradable en un viaje que terminó con la lesión de Alberto y una cima Veintimilla agridulce 4 días después. Es un viaje de esos que marcan y que sin duda ha servido para fortalecer más si cabe mi amistad con el pueblo ecuatoriano, con mis amigos de NN HH y con Alberto.

    Aquí os dejo uno de los vídeos que se proyecto en el que se ve la llegada a la cima con el amanecer. La grabación se realizó con una SJcam y la música es Aftermath del la banda británica Muse.

    Ayer en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés reunimos a un grupo de unas 70-80 personas que querían conocer más a fondo cómo fue nuestra aventura al otro lado del charco. No fue una asistencia tan heavy como en la última ocasión pero al menos todo el mundo pudo disfrutar de la charla desde la comodidad de un asiento. Quiero agradecer a mis familiares: Lourdes, Fernando, mi yayica Ofelia, Pili y Santiago por acercarse a escucharnos.

    IMG_5064

    En la primera parte de la charla yo traté de explicar la motivación que mueve a los alpinistas a ir para arriba, a pesar de hacerlo a costa de exponerse a abundantes riesgos, especialmente en la alta montaña. A continuación Alberto habló del entrenamiento específico de los montañeros y de su enfermedad, el linfedema. Finalmente, entre los dos contamos la aventura del Chimborazo, las luces y las sombras de este viaje que nunca olvidaremos. Mencionamos a la Agrupación Excursionista Nuevos Horizontes, a nuestro guía Jorge Castillo y a nuestra anfitriona Lorena Racines.

    En el turno de preguntas hubo de todo, desde qué piensan vuestras familias sobre esto, a de dónde sacáis el valor para hacer estas cosas pasando por cuál es el próximo objetivo. La respuesta a esta última pregunta fue el Mont Blanc y mis compañeros de cordada, Marcos, David y Raúl estaban presenten en la sala. ¡Solo faltan 5 meses!

    Gracias a todos los asistentes que nos acompañasteis y si alguien no pudo venir que no se preocupe, que volveremos a dar la charla el 14 de abril en la academia Enseñalia San Francisco.

    IMG_5075
    A modo de despedida adjunto también el vídeo que cuenta todo el viaje. La música es en este caso de The Boxer Rebellion, en concreto, su canción Always. En los créditos agradezco una vez a los patrocinadores su apoyo tanto moral como económico que hizo posible esta aventura. y que aparecen al final del vídeo (Eboca Vending, Universidad San Jorge, Enseñalia, Distripol, ASAGEM y AriasyAsociados) En los créditos la canción utilizada es The Last Resort de Lorne Balfe (banda sonora original de 13 horas: los soldados secretos de Bengasi.

    DieQuito

  • Escala en París y para casa (día 17)

     IMG_6016

    Este precioso pajarito nos esperaba anoche en la terminal F de el aeropuerto de Atlanta. Un 747 de Boeing operado por Air France y Delta que nos auguraba un vuelo lo más cómodo posible. Uno de los aviones más míticos del mundo no iba a decepcionar y el viaje ha sido muy confortable a pesar de su larga duración.

    Escribo desde el aeropuerto Charles de Gaulle, en la ciudad de las luces, París. Una escala corta. En breves cogeremos el vuelo definitivo a El Prat, Barcelona, en donde Chimborazo 2015 tendrá su punto final.

    Chimborazo 2015 culminó con la cima en la Veintimilla el pasado jueves. 6280 metros de pura montaña volcánica y mi mayor altura alcanzada hasta la fecha. Lo más frío de esta aventura, además de esa mañana del día 17, ha sido que de los 3 cosmonautas que concebimos este proyecto, dos han terminado lesionados… y sin nada que celebrar en el Chimborazo. El momento tan esperado, compartiendo la cumbre, se ha quedado en el tintero. Habrá más cumbres conjuntas en el futuro así que no hay que desmoralizarse.

    Y lo de los 30 metros de diferencia entre la cima máxima y la cima Veintimilla.. pues son 30 metros a los que les doy su justa importancia, especialmente teniendo en cuenta lo que sucedió el pasado domingo, que me dejó tocado física, y moralmente a la hora de volver a la montaña 3 días después, añadiendo que el segundo refugio está en obras, lo que obliga a hacer 200 metros más de desnivel que en condiciones normales debido a que el primer refugio está más abajo y sin dejar de mencionar el penoso estado de la nieve (hielo, mejor dicho) que ha convertido al Chimborazo en una montaña muy peligrosa y que obliga a descender antes de que el sol la empiece a derretir.

    En el futuro por supuesto que habrá nuevos desafíos… Quién sabe si un nuevo intento al Tharpu Chuli, que no pude conquistar en 2012, o ese nevado llamado Elbrús que separa Rusia y Georgia y que se enorgullece de ser el techo de Europa, o por qué no el Mont Blanc, cima mítica donde las haya… 2016 tendrá su aventura, como los últimos 5 años. Primero a disfrutar del merecido descanso.

    Me despido con la que para mí es la instantánea de Chimborazo 2015.

    Hasta pronto, DieQuito

    IMG_5812

    IMG_5782.JPG

  • The World of Coca-Cola (día 16)

       IMG_5954

    A primerísima hora de la mañana aterrizábamos en el aeropuerto Hartsfield-Jackson de Atlanta, con unas 15 horas de escala por delante. En nuestro plan inicial tan solo visitábamos esta ciudad durante el día de hoy pero el retraso del vuelo de Delta el 5 de septiembre hacia esta parada un poco superflua ya que ya visitamos la capital de Georgia el primer fin de semana.

    Ahora bien, nada más lejos de la realidad. Habíamos reservado para hoy la visita a The World of Coca-Cola, un museo interactivo que hace repaso de toda la historia de la marca y que es el “must see” por excelencia de esta metrópolis.

    Tras desayunar unos capuccinos extragrandes nos hemos puesto rumbo al downtown y a primera hora estábamos ante las puertas de la factoria Coca-Cola. La multinacional tiene la sede en esta ciudad y en The World of Coca-Cola ha querido emular a la utópica fábrica de Willy Wonka.IMG_5991

    Desde el primer momento en el entras en este mundo de fantasía te rodean elementos míticos de la marca al son de una música que evoca a la felicidad: la botella de cristal, el primer recipiente de galón en donde se servia, Papa Noel, carteles de Marylin.

    A continuación un vídeo en el que distintas personas sorprenden a sus amigos y familiares. Todo muy al estilo de la firma.

    Después pasas a unas salas en las que interactuas con la fórmula, sin llegar nunca a descifrarla, ves cómo funciona la cadena de producción y cómo se llenan las botellas y ves acciones publicitarias de la marca como patrocinios deportivos y botellas de edición limitada.

    Sin embargo, lo verdaderamente bueno esta en el pisos superior con la sala Taste It, en la que puedes degustar más de 100 productos distintos de la marca a lo largo de todo el mundo: bebidas de Zimbawe, Chile, Costa Rica o Japón. Saborizantes y bebidas carbonatadas que son una verdadera bomba para el estómago, especialmente cuando llevas 40 sorbos de líquidos diferentes. Pero oye, un día es un día.

    Aparte de esa sala hay una habitación con elementos pop de la historia de Coca-Cola y una sala de proyección de anuncios que han marcado un antes y un después en la marca.

    Como colofón, un vídeo 4D con butacas que te pinchan, te mojan, vibran, te soplan… Una verdadera experiencia divertida y con una película con un 3d muy conseguido. Verdaderamente, si pasas un día por Atlanta, no puedes dejar de acercarte por The World of Coca-Cola.

    Después de la visita que nos ha llevado casi 4 horas, hemos ido a comer al Hard Rock Café de Peachtree, en donde sirven comida sin gluten. Una buena hamburguesa con cheddar, bacon, mostaza y puré de patata como guarnición… Deliciosa.

    IMG_6007IMG_6008

    Ahora estamos en el aeropuerto esperando a que nos llamen para embarcar rumbo a Europa. 11 horas de vuelo que no se antojan muy divertidas.

    DieQuito

    IMG_5782.JPG

  • Último día en Ecuador (día 15)

    Todo termina y hoy ha sido nuestro último día en Quito. ¿Sentimos ya nostalgia? Es muy posible pues ha sido una aventura con emociones fuertes e inolvidables. Con el paso de los años recordaremos estos quince días como algo mítico, por el sabor a Andes, el Cotopaxi escupiendo ceniza y el inmisericorde Chimborazo, por el reencuentro con viejos amigos y por la noche que pasamos en Atlanta, cortesía de Delta Airlines,

    Hemos comido con Jorge Castillo y Lorena Racines en el Hasta La Vuelta, Señor un genial restaurante ubicado en el centro histórico de la ciudad y de estilo colonial. El nombre es toda una declaración de intenciones para regresar al país. La carne es una exquisitez. Muy recomendable.


    Por la tarde hemos ido a ver una exposición de Jorge Anhalzer, que no se cansa de fotografiar los nevados y los volcanes de Ecuador y después nos hemos perdido por el mercado artesanal de la Mariscal, para comprar souvenirs y detalles que no tengo ni idea de cómo han podido entrar en la maleta.

    Ahora estamos en el flamante aeropuerto Mariscal Sucre para volar hacia Atlanta, ciudad en la que pasaremos toda la jornada de mañana, hasta coger nuestro avión rumbo a Europa.

    Me despido de ti Ecuador, agradeciendo que me permitieras subir a la cima Veintimilla del Chimborazo, a esos 6280 metros de altitud embriagadora, de merengue nevado y de penitentes apilados. El Chimborazo, que ha sido mi obsesión en los últimos 4 años y que gobierna esta nación desde la cuna incorrupta de los cielos, es protagonista de uno de los momentos más felices de mi vida.

    Pero tranquilo Ecuador, que todavía tengo ojitos para otras de tus montañas: Cayambe, Antisana, Sangay… Todas fabulosas, espero volver para subir a sus cumbres y saborear su esencia.

    DieQuito

    IMG_5782.JPG

  • Cambio radical y despedida de NN.HH (día 14)

     cambio radical

    Lo primero que he hecho esta mañana ha sido afeitarme por completo. Me había empezado a dejar barba a mediados de junio, hace 3 meses, y desde entonces no la había recortado en absoluto, salvo en la zona baja del cuello, para que no me molestase. He pasado calor en verano. Un calor… Después de haber ascendido a la cima Veintimilla del Chimborazo, ha llegado la hora de rasurarla y de cortarme el pelo.

    Por la tarde he ido a la asociación Nuevos Horizontes y algunos de los presentes han tardado en reconocerme. Ha sido gracioso y me ha recordado a la broma que le hice a Guru al llegar a Tailandia hace casi 3 años.

    El mítico Julio TinajeroIMG_5806 nos ha obsequiado con un parche de la asociación, que con mucho cariño coseré a una de mis “chompas”. Nos hemos despedido de todos y estoy convencido de que en un futuro volveré a hacer montaña con estas maravillosas personas.

    Por la noche fuimos a la Plaza Foch, en donde nada más entrar nos vimos rodeados por una extraña concentración de bicis nocturna que se merecía esta panorámica.

    IMG_5809

    Cenamos unas chuletas al carbón con platano frito y terminamos la noche en The Boot, que nos hizo gracia porque su logotipo es una suela de bota que me recuerda a la foto de mi pisada sobre la ceniza en Ilinizas. Reggaeton y pantallas con repeticiones deportivas. Extraña combinación para nuestra última noche en la ciudad.

    DieQuito

    IMG_5782.JPG

  • Sueño cumplido (día 13)

    IMG_5744

    De camino a Ríobamba predominaban las nubes, lo cual me causó cierta ansiedad ya que en la alta montaña cuanta más visibilidad mejor. Por la noche bajaron a los valles y dejaron de nuevo un Chimborazo despejado y una noche espléndida.

    El guía que me asignaron era Segundo, ese chico al que le presté un par de botas de montaña para subir a ayudar el día del rescate. Le dije que esta vez esperara que tuviese botas adecuadas con un poco de sarcasmo.IMG_5726Salimos a las 10 de la noche a caminar con un claro objetivo, la cima Whymper, de 6310m. Para llegar a ella hay que pasar por otra de las cimas que tiene la montaña, la Veintimilla, de 6280m, hacer un descenso y caminar más un kilómetro.

    De antemano me esperaba una batalla mental, especialmente cuando una montaña te ha tratado tan mal hace tan solo 4 días. Pero lo cierto es que una vez nos pusimos a caminar por la ruta Guarguayá no me vinieron a la cabeza los momentos vividos el fin de semana pasado.

    Tras superar la zona del Castillo alcanzamos por fin la nieve, en torno a los 5500, pero en lugar de escorarnos tan a la derecha como el sábado pasado, Segundo me llevó por la zona izquierda. Aquí empezaron los problemas.

    Toda la lengua de hielo era inestable y de vez en cuando pisabas y sonaba un amenazante chasquido que indicaba una grieta en la placa de hielo. Ascendíamos con cuidado pero eso no parecía mitigarlo. Para empeorar las cosas la ausencia de nieve recién caída hace que haya unas enormes grietas que tienes que ir sorteando y saltando.

    Lo cierto es que en la montaña a veces hay que asumir algunos riesgos y este fue el que asumimos en esta ascensión. De todas formas, este hecho fue el que hizo que descartáramos la cima Whymper, que requiere dos horas más (ir y volver) desde la cima Veintimilla. Si ya nos la estábamos jugando subiendo por aquellas placas inestables de madrugada imaginaos lo que supondría bajar por allí a las 9 de la mañana, cuando el sol las está calentando directamente.

    En torno a los 5700 y rondando las 2:30 am nos encontramos con un IMG_5749ejército de penitentes que complicó definitivamente la subida. Los penitentes son pináculos de hielo modelados por el viento y que alcanzan un metro o más de altura y que tienes que esquivar, pisotear, rodear, poniendo en juego tus tobillos y articulaciones. A esas alturas ya te falta mucho el aire y lo que menos te apetecen son complicaciones.

    Si a eso le añadimos que la Veintimilla es una cima que parece estar siempre alejándose… las últimas dos horas de ascensión fueron horribles.

    IMG_5727A las 5:30 alcanzábamos la Veintimilla, presenciando el amanecer simultáneamente con nuestra llegada. El Cotopaxi escupía ceniza a lo lejos y la Whymper nos miraba con orgullo, con sus 30 metros de más, sabiendo que no la pisaríamos ese día.

    Lo cierto es que de todos los grupos de escaladores que había en el refugio, predominantemente franceses, tan solo Segundo y yo hemos pisado cima. Motivo para estar orgullosos y que dice mucho del estado lamentable en el que está el Chimborazo.

    11863337_953215651404207_5139491816631370893_nNo estuvimos mucho rato y a las 6 partimos hacia abajo con bastante preocupacion por lo que podía suceder en la pala inestable, que tiene como unos 500 metros de largo. La idea era rebasarla antes de que el sol le diera de lleno (sobre las 8:30) y lo hemos logrado sin problemas. Ahora bien, si hubieramos ido a la Whymper, eso no hubiera sido posible. En la montaña hay que dar lecciones de fuerza, pero también de prudencia.

    Contento por la cima Veintimilla y sus 6280 metros, aunque la Whymper seguirá esperando.

    DieQuito

      
     

     

  • Rumbo al Chimborazo (bis) (día 12)

    Vicuña_-_Chimborazo_Ecuador-720x482

    Faltan 3 días para regresar a España y a estas alturas esperaba ya tener conseguido el objetivo. Sin embargo, no es así.

    Hoy pongo rumbo al Chimborazo con ánimo de conseguir ascenderlo esta noche. Una montaña que no me ha dado ninguna concesión en las dos anteriores intentonas, en 2011, y hace apenas 4 días.

    Todavía no conozco a mi guía pero estoy convencido de que tendrá un gran conocimiento de la montaña y de que podré confiar plenamente en él.

    Después del largo viaje en bus iré al refugio con Fernando, el mismo chófer que utilizamos el fin de semana, y me pasaré la tarde charlando con Marco y compañía hasta que llegue el momento de cerrar los ojos encima del saco. A las 10 de la noche partiré hacia la cumbre.

    Lo mejor de este plan es que no tengo que aclimatar, ya que estoy perfectamente aclimatado tras dos largos días a 5000 metros y haber alcanzado la cota 5900 (finalmente descubriríamos que habíamos llegado tan solo en torno a 5700). A los que hay que sumar el día entero en el refugio de Ilinizas de la semana pasada.

    Espero que hoy la montaña me trate un poco mejor que la otra vez.

    DieQuito

    IMG_5168-0.jpg

  • Visita a los Vela (día 11)

    En aquella estancia de 4 meses en Ecuador, en la que conocí cara a cara a los Andes, también hubo una familia muy importante y con la que compartí momentos mágicos: la familia Vela.

    Esta tarde me voy a acercar a visitarlos porque apenas me quedan días en Quito. No ha sido posible vernos antes ni por su parte ni por la mía, pero hoy parece que sí que vamos a poder darnos un abrazo.

    Les pediré fuerzas para la batalla que tengo mañana en la montaña. Todavía no he podido contactar con el refugio del Chimborazo pero seguro que a mediodía lo consigo y puede tener más certezas.

    Luego completaré el artículo con la foto de rigor.

    ——————————————————-

    La familia de la Vela es un encanto, y de nuevo me recibieron con los brazos abiertos. Sin duda es un placer ver que todos siguen adelante y que Martha ya se ha casado.

    Espero que antes de “4 años” se dejen caer por España. Están invitados y tienes las puertas de mi casa abiertas de par en par.

    DieQuito

    IMG_5168-0.jpg

     

  • Balance de daños (día 10)

    ecuador5088

    Lo acontecido ayer nos ha dejado cansados y fríos. Un poco desmoralizados quizás, y desde luego, Alberto, con la rodilla vendada, y Jorge, con la lesión en la ingle, se retiran de la aventura.

    Yo he estado meditando qué hacer pero ya lo tengo claro. Por un lado, Jorge me dice que no debo dejar pasar la oportunidad, pues estoy en una excelente forma física. Por el otro, parece que la montaña nos repelió…

    Lo cierto es que me encuentro muy lejos de casa, en un viaje que me ha llevado meses de planificación y un entrenamiento exigente y disciplinado. Así que creo que debo volverlo a intentar.

    Mañana contactaré con el refugio para reservar un guía. Espero que no haya problemas de espacio ni para la guiada.

    Si todo sale según lo previsto intentaría ascender el Chimborazo la noche del miércoles al jueves.

    DieQuito

    IMG_5168-0.jpg

  • Pesadilla en el Chimborazo (día 9)

    IMG_5600

    Hay días malos en la montaña y luego están los días como hoy.

    Anoche, alrededor de las 22:30 horas nos poníamos a caminar rumbo a la cima del Chimborazo. La montaña estaba bastante pelada de nieve en comparación a como la recordaba pero sigue siendo un pico imponente. A la cordada original de Alberto y mía, liderada por Jorge Castillo, se habían unido 2 andinistas más de NNHH: Santiago y David, con este último casi coroné esta montaña en 2011. Además, venía una amiga de Santiago, Andrea. En este tipo de ascensiones, cuanta más gente mejor y esta afirmación ha tenido hoy más sentido que nunca.

    Alrededor de los 5200 metros comenzaron los problemas y es que nuestro guía no podía continuar por un repentino dolor en la ingle. Los otros miembros de Nuevos Horizontes son gente experimentada que conoce la montaña, así que decidimos proseguir mientras Jorge descendía en solitario.

    Unos metros más allá se nos unió otro ecuatoriano que se quedó solo porque el resto de su cordada también tuvo que descender. La montaña estaba hoy inmisericorde. Éramos de nuevo 6: David, Santiago, Andrea, Ángel, Alberto y yo.

    Nos perdimos un poco en la zona del Castillo, teniendo incluso que escalar asegurados ante las paredes que nos estábamos encontrando, tratando de dar con el camino. La ruta definitiva hacia la cumbre la encontramos por fin IMG_5575hacia las 2 de la mañana y emprendimos la ascensión directa por la lengua de hielo. La noche, por otro lado, estaba siendo fría, pero espléndida, con una impresionante vista del manto estelar. Más cerca que nunca de las estrellas.

    En torno a las 4 de la mañana, nos hallábamos a 5700 metros. Era la situación ideal, pronosticando la cumbre en la Veintimilla en torno a las 7 y la cumbre máxima para las 7:30. Las dos cordadas nos encontrábamos fuertes y bien hidratadas. El ritmo de ascensión era el óptimo y el trecho que nos quedaba era una pendiente de hielo continuada a 45 grados de inclinación. Larga, pero sencilla.

    Pero lo inesperado puede asaltar en cualquier momento en la montaña y así sucedió…

    A Alberto se le salió la rótula de la rodilla derecha provocándole un esguince. Gritos de dolor. Noche cerrada. Ladera helada. Falta el oxígeno. De repente, aquellas sencillas cuestas eran ahora como paredes y allí estábamos los 6, sin posibilidad de rescate, con una persona coja. Ante la imposibilidad de buscar refugio en la zona más expuesta de la montaña decidimos descender, con mucho cuidado mientras yo aseguraba a Alberto.

    Estas laderas son adecuadas para descender de día, una vez has hecho la cima y la nieve se ha reblandecido con el sol radiante de la mañana. En ese momento eran pistas de patinaje sobre hielo y la oscuridad era total. Unos metros más abajo Andrea perdió el equilibrio y tras caer recibió un fuerte traumatismo en el cóccix, el último hueso de la columna vertebral, y apenas podía moverse. La situación se torno desesperada. En ese momento decidimos detenernos y esperar el amanecer para ver todo un poco más claro. El frío a esa hora te acuchillaba el plumífero, pero descender más en aquellas condiciones era inviable, pues nos arriesgábamos a más caídas.

     

    A las 5 de la mañana han salido los primeros rayos de sol y nos hemos percatado rápidamente de que debido a la ausencia de luz y a la desesperación habíamos bajado un poco desviados, metiéndonos en un callejón sin salida, a 5700 metros. Ahora había que ascender unos 50 metros de nieve para retomar a la senda. Los enfermos no podían más así que tocaba pedir auxilio. Le he dado mi manta térmica a Alberto. Andrea también tenía manta térmica y Santiago se ha quedado con los heridos porque no estaba muy afectado por el frío, que era helador al amanecer.

    Hemos emprendido el descenso para buscar ayuda. Teníamos dos opciones: una era regresar por la ruta normal, que nos demoraría unas 3 horas, otra era bajar por la ruta antigua, que nos permitía llegar al refugio en 1 hora pero que es un auténtico disparadero. Desde hace años está prohibido el paso por aquí por los constantes desprendimientos de roca y hielo de la inmensa pared que corona esta pedrera. Hemos escogido “el disparadero” para que la ayuda llegue lo antes posible. En total he contado hasta 4 piedras del tamaño de un puño que han pasado silbando nuestras cabezas. Hemos descendido muy deprisa porque es la única manera de minimizar el riesgo a recibir un impacto.

    IMG_5583

    Hemos llegado al refugio agotados y a Jorge casi le da un ataque al corazón al enterarse de la noticia. Eran ya las 7 de la mañana. Con premura han coordinado el rescate desde el refugio llamando a los GOE que, nada más llegar, han subido para arriba como cohetes armados con camillas mientras nosotros dos recargábamos las pilas. Le he tenido que dejar unas botas a un amable guía del refugio que se ha unido al rescate y que al parecer no tenía a mano unas adecuadas para subir allá arriba. Uno de los motivos por los que quería bajar rápido al refugio era para que se hiciera uso del seguro FEDME que tanto Alberto como yo tenemos contratados para estas situaciones. Sin embargo, no ha hecho falta porque los GOE realizan estos rescate sin cobrar al rescatado.

    Por fin los guías del refugio han divisado a Andrea y Santiago regresando por la ruta normal a tientas y a Alberto bajando solo por “el disparadero” , así lo han comunicado por Walkie Talkie. David ha cogido un saco de dormir y agua caliente y ha subido para arriba a su encuentro por la ruta normal. Minutos después, Jorge y yo hemos subido hacia “el disparadero” en busca de Alberto.

    A las 9 de la mañana, a la altura del segundo refugio, nos hemos enterado de que los del GOE no lo habían encontrado y esto nos ha preocupado y mucho. Mala suerte y una piedra cabrona y Alberto podría haber sido malherido. Su exposición al riesgo era más elevada por bajar de forma lenta a causa de su lesión.IMG_5597

    Por fin, hemos dado con él a las 10, a unos 5200 metros. ¡Vaya abrazo! Jorge se ha quedado a su lado mientras yo he bajado corriendo al refugio para comunicar que Alberto estaba bien y que centraran sus esfuerzos en Andrea y Santiago, que estaban bajando penosamente con David.

     

     

    Finalmente, los han encontrado y han encamillado a la pobre Andrea, que aullaba de dolor a las puertas de la ambulancia, en torno a las 3 de la tarde.

    Vaya día aciago y aun así damos gracias porque todos los heridos están en buenas manos. A Alberto le han hecho radiografías y se ha descartado la rotura. Andrea por su parte, mejora de su golpe.IMG_5609Muchísimas gracias a todos los guía, GOE y personal sanitario que participó en el rescate y atendió a los heridos. Muchas gracias también a Marco (Pantani), por su apoyo moral. Eres un maestro amigo.

    Apago los ojos ahora, tras regresar de Riobamba y más de 40 horas sin dormir.

    Ha sido 13 de septiembre y no soy supersticioso.

    Punto en el que sucedió el accidente

     

    IMG_5168-0.jpg