• Procesión y lágrimas (día 174)

    procesion-india-300x225

    music-indian-300x225

    iphone-broken-168x300

    Es Semana Santa en España y por eso todo el mundo sube constantemente fotografías procesiones a las redes sociales. Echo de menos el olor a incienso, sus rítmicos bombos y su ambiente funesto, que se acentúa con los caperuzos.

    Pues ayer me sorprendí porque una especie de procesión pasó por todo Pahar Ganj, portando imágenes, con costaleros y todo, y con tambores y trompetas, al más puro estilo de la Semana Santa española.

    Por lo que me explican los lugareños se trataba de una ofrenda personal a los dioses. Ese señor sí que tenía que tener pecados que confesar porque para contratar a un ejército de penitentes hace falta verse muy contra las cuerdas, en este caso contra el infierno.

    El otro tema que comento hoy no es tan agradable porque si bien mi iPhone se salvó en octubre de una muerte segura, ayer sufrió un terrible accidente. En esta ocasión el culpable fue un perro a medianoche, mientras llegaba a casa. Comienza a perseguirme y yo, a pesar de los esfuerzos por ahuyentarle, me veo obligado a poner pies en polvorosa con tan mala suerte que me tropiezo y caigo con el teléfono en la mano… Mi cara en ese momento debió de ser de película de terror porque cuando me di de bruces sí que creía que el can se iba a abalanzar sobre mí y a morder. Para mi sorpresa decidió marcharse. Mi felicidad duró muy poco; miré a la pantalla del teléfono y una infinita telaraña de grietas había cubierto la pantalla. El móvil funciona todavía pero esta semana tendré que volver a visitar a Daljeet para que me cambie este cristal que ayer no fue tan gorila como pretende.

    InDieQuito

  • Bofetada india (día 173)

    delhi_2008_126-2-300x300

    Jorge se sorprendió y sonrió al verme en el aeropuerto, su primera frase fue muy elocuente: “pues esto está bien, me esperaba salir y ver el infierno”. Todavía engañados por la opulencia y la pulcritud de la zona del aeropuerto internacional: Jorge, Hugo y José se montaron en el taxi creyendo que India no era tan dura como se la habían vendido.

    Al cabo de un par de kilómetros comenzaron a observar chabolas a los lados de la carretera, toneladas de basura y mendigos en cada semáforo: la bofetada de la India había comenzado.

    Nada más instalarse en su hotel me los llevé a la zona dura de la ciudad, a la Old Delhi, para que conozcan este país en sus versiones menos turísticas, para que sientan el caos, la miseria y la superpoblación. No quedaron indiferentes y durante el par de horas que caminamos por las estrechas callejas pobladas de rickshaws anduvieron en estado de shock, con los ojos abiertos de par en par como hacen los bebés, como visitando “un nuevo universo”.

    Llegado un momento, muy metidos en el laberinto, Jorge me preguntó si sabía dónde estaba… Sin embargo yo no tenía ni idea. Él dijo “qué huevos tienes”. Huevos no… vivo aquí y sé que Delhi es tremendamente segura, incluso en las calles más estrechas y oscuras de Old Delhi.

    Cuando ya se acercaba la hora de cenar los llevé a Hauz Khas Village para relajar tensiones y que se tranquilizasen viendo la cara  bonita de la capital de la India. La terraza del OTB con música techno y repleta de mujeres con clase fue un buen calmante después de la tormenta.

    Regresando a casa volvieron las risas nerviosas porque nuestro conductor del tuc tuc entraba a las rotondas sin pedir permiso. Yo ya estoy acostumbrando a este tipo de conducción pero los primeros días me pasaba igual que a ellos. Welcome to India!!

    InDieQuito

    Imagen: fabianfoo

  • Jorge está llegando (día 172)

    25032_464001466992297_625967303_n-1-300x225

    La última vez que vi a Jorge fue cuando subimos el Moncayo el pasado mes de enero. Hoy aterrizará en el Aeropuerto Internacional Indira Gandhi tras un largo viaje con escala en Dubai.

    Jorge no lo sabe, pero yo ya estoy esperándole en el aeropuerto junto con el driver de la agencia La India Increíble. Espero darle una grata sorpresa.

    No viene solo, viene con su hermano y un amigo, a los cuales todavía no conozco. Y ya tengo decidido dónde voy a llevarles nada más aterrizar, a la bulliciosa y cruda Old Delhi. Quiero que se curtan desde el primer momento saboreando la pura India nada más poner sus pies sobre Nueva Delhi.

    Agra, Jaipur y Varanasi son las otras ciudades que visitarán, yo he estado en las dos primeras y aunque me encantaría poder acompañarles a la tercera, no será posible porque me tocará trabajar. Dicho sea de paso, creo que Varanasi será para mí lo que el Chimborazo en Ecuador, un lugar por el que merecerá la pena volver a este país.

    Ya que estoy, aprovecho para mencionar su blog, que va creciendo cada día: www.electropollo.blogspot.com

    InDieQuito

  • Happy Holi (día 171)

    holi-delhi-300x225

    holi-225x300

    Holi. El festival de los colores… Y tanto que sí. Ya por la mañana, cuando salí de mi hotel de Pahar Ganj, tuve dificultades para salir airoso de las innumerables encerronas que los críos preparaban a todos los que iban todavía impolutos. Yo iba con una camiseta blanca y unos vaqueros que libraron ayer la última de sus batallas.

    Tras bajar al sur nos dirigimos a la JN University, en donde según dicen se lía la más gorda de la ciudad. Nada más llegar compre bolsitas de colores y comenzamos a mancharnos entre todos, al principio con mesura, como puede verse en la primera fotografía. Luego, sin control.

    Todo se fue de las manos cuando nos metimos en un descampado lleno de indios que bailaban al son de la metálica percusión que se produce al golpear un barril con una fusta. Allí todo era un tornado de locura y desenfreno. Andabas y no veías a gente, veías manchas de color que eran demasiado para tus sentidos. Semejante combinación de colores fosforitos te abrumaba e ibas como mareado, como drogado, caminando entre la muchedumbre.

    Eché a faltar eso sí, un deejay con música (trance por ejemplo), entonces si que hubiese volado pero de lo lindo. Una maravilla de fiesta que siempre recordaré, estoy seguro de ello. Para probarlo antes de morir.

    Eso sí, la ducha posterior también es de las que no se olvida jamás…

    InDieQuito

  • ¡A mancharse! (día 170)

    festival-of-Colors-300x225

    En la última fiesta similar a la que asistí, el Cipotegato de Tarazona, no me manché todo lo que esperaba. El principal motivo fue que los tomates dolían de lo lindo así que el agua fue la protagonista de mis manchas. Hoy tengo el objetivo de volver hecho un verdadero desastre porque Holi si que quizás solo se viva una vez.

    La fiesta por la mañana es en el campus de la JN University y se espera que miles de jóvenes y estudiantes se desplacen hasta allí pero no precisamente a estudiar, sino a llenar de polvos de colores a sus amigos.

    Por la tarde la fiesta iba a ser el festival Holi Cow, pero ha sido suspendido por alerta roja de terrorismo. Debían de tener indicios muy claros para suspender semejante tinglado al que iba a acudir media Nueva Delhi. De esta manera afrontamos el día sin un plan vespertino, pero quizás los mejores días son los que no tienen plan ¿no?

    InDieQuito

  • Globos de agua (día 169)

    031012_holi314_004_t_w600_h3000-300x221

    Mañana es una de las fiestas más conocidas de este país, el mítico Holi. Desde hace unos días ya se pueden ver en las tiendas de Pahar Ganj enormes sacos con polvos de colores y bolsas con globos de agua…

    Globos de agua como el que me cayó ayer encima. Ya en dos ocasiones lo habían intentado durante el fin de semana, sin suerte, pero ayer me dieron de lleno y he de reconocer que reaccioné como un abuelo, cabreándome como un mono. Pero es que me mojaron toda la camisa y la bolsa del gimnasio, además me dieron un buen susto porque era ya de noche.

    No conseguí localizar al lanzador y eso que miré bien hacia todas las direcciones y balcones en busca de algún niño al que cantarle las cuarenta… Holi ya está aquí y los “blanquitos” somos un blanco perfecto, valga la redundancia. ¡Mañana me vengaré!

    InDieQuito

    Imagen: columbiamissurian

  • Pind Balluchi (día 168)

    pind-balluchi-300x225

    pind-balluchi-delhi-300x225

    Pind Balluchi es una cadena de restaurantes indios que apuestan por la calidad y que con el paso de los años han ido extendiéndose por toda la capital de la India.

    En concreto, yo fui anoche a cenar al que está situado en Connaught Place, muy cerca del Instituto Cervantes. El local está decorado con un gusto un tanto extraño y combina un árbol dentro del restaurante, con una noria movida por agua y frescos con relieve en las paredes en los que hay dibujadas escenas indias.

    Y como lo importante es la comida, aprovecho para comentar que sus champiñones rebozados son una delicia sin parangón, al igual que su Paneer Tikka. El servicio se mostró muy atento y eso también es clave a la hora de valorar cómo de bueno es un restaurante.

    Un excelente lugar en el que come comida india de la buena y con la seguridad de que cocinan con alimentos en excelente estado de conservación

    InDieQuito

  • La Jama Masjid (día 167)

    jam-masjid-300x225

    jama-masjid-delhi-300x225

    La Jama Masjid es la mezquita más grande de la India y está situada al lado de Old Delhi. Tocaba ya visitarla y nos hemos acercado hasta sus puertas con la llamada del muecín. Esos cánticos retumbando en las paredes mientras el sol está despidiéndose del día me hacen sentir que estoy en algún país islámico de Oriente Medio.

    En la mezquita nos han impedido el acceso durante el rezo, y hemos tenido que esperar en las escalinatas de la entrada con estoicismo a lo largo de media hora. Una vez dentro impresionan sus minaretes y sus cúpulas. El arqueado en ladrillo rojizo que cerca todo el conjunto también es muy bonito.

    Sin embargo, la visita ha sido más bien breve, ya que nos han pillado haciendo fotos y por lo visto hay que pagar 4 euros para meter una cámara en el recinto. Como nadie nos había dicho nada al principio pues nos hemos negado en rotundo a abonar dicha cantidad y el simpático de Muhammad Sunnel ha empezado a empujarnos, a agarrarnos de la camiseta y le ha cogido el móvil a David, obligándole a borrar las instantáneas si quería recuperarlo. ¡Menudo ultraje!

    Lo más inquietante es que en cosa de 30 segundos, una decena de musulmanes se ha colocado alrededor nuestro con cara de mucho menos que pocos amigos.

    A pesar de todo, yo no he borrado mis capturas y las subo al blog en honor a Muhammad Suneel y su educación y sensibilidad.

    InDieQuito

  • El misterioso teatro (día 166)

    central-reserve-delhi-300x225

    old-pvr-300x225

    Por las mañanas voy a correr al frondoso Central Reserve Ridge Forest que está situado en el centro de Delhi. El otro día me salí de la ruta asfaltada que recorre el parque y me adentré por senderos de tierra hacia ninguna parte con la suerte de que me encontré con esto que veis en las imágenes.

    De repente, llegué a un claro del bosque y vi una serie de edificaciones que estaban en un estado deprimente. Todo estaba poblado de pavos reales, que emitían sus característicos sonidos para darle a la aventura un cariz novelesco.

    Las construcciones no parecían ser muy antiguas pero sí que llevaban años abandonadas. Rodeé un edificio de cemento y me topé con una valla que me impedía el paso. La salté como cuando de niño me colaba en los huertos para coger cerezas y me encontré con semejante anfiteatro, cine, gradas o como le queráis llamar.

    Sus dimensiones colosales, la naturaleza abriéndose paso, estar en la India o simplemente lo inesperado de la situación me hicieron sentirme como Nathan Drake en el Uncharted.

    El lugar tiene tintes apocalípticos y me parece un escenario perfecto para rodar un videoclip. Es un poco difícil de encontrar pero desde el Google Earth se encuentra sin demasiado trabajo.

    La magia se desvaneció cuando salieron unos hombres del escenario. No me dijeron nada, pero creo que deben de vivir allí. Me retire con tranquilidad pero antes de abandonar el recinto les pregunté gritando que qué era aquel lugar. Me respondieron con un escueto “Old PVR”. Para que lo entendáis, los PVR son una cadena de cines de aquí como puede ser Cinesa en España, y los que no sepáis inglés, old viene a significar viejo o antiguo.

    No tiene mucho sentido colocar un cine al aire libre en medio de un bosque y como ven, así les fue, que tuvieron que cerrarlo…

    InDieQuito

  • Guía de España para indios (día 165)

    embassy-spain-lonely-plant-300x225

    lonely-planet-spain-india-300x225

    Lonely Planet está apostando muy fuerte por esta nación emergente y al igual que hace dos semanas presento guías sobre escapadas desde Delhi, ahora ha lanzado su guía de España adaptada para el público indio.

    Antes se ayer se presentó en la Embajada de España este nuevo producto en un evento al que acudieron las más importantes personalidades del sector turístico de la India.

    Tras la presentación, que fue llevaba a cabo por el encargado de la división india de la compañía y por el Embajador de España, Don Gustavo de Arístegui, hubo un excelente picoteo con platos indios y españoles. Los vinos tinto y blanco propiciaron que las conversaciones se volvieran más fluidas y la velada estuvo bastante bien porque el calor de Nueva Delhi todavía está siendo un poco misericorde.

    Espero que con estos movimientos empresariales y la famosa película Zindagui da Milagui Dobara, el turismo indio en España aumente de manera considerable.

    InDieQuito