• Bofetada india (día 173)

    delhi_2008_126-2-300x300

    Jorge se sorprendió y sonrió al verme en el aeropuerto, su primera frase fue muy elocuente: “pues esto está bien, me esperaba salir y ver el infierno”. Todavía engañados por la opulencia y la pulcritud de la zona del aeropuerto internacional: Jorge, Hugo y José se montaron en el taxi creyendo que India no era tan dura como se la habían vendido.

    Al cabo de un par de kilómetros comenzaron a observar chabolas a los lados de la carretera, toneladas de basura y mendigos en cada semáforo: la bofetada de la India había comenzado.

    Nada más instalarse en su hotel me los llevé a la zona dura de la ciudad, a la Old Delhi, para que conozcan este país en sus versiones menos turísticas, para que sientan el caos, la miseria y la superpoblación. No quedaron indiferentes y durante el par de horas que caminamos por las estrechas callejas pobladas de rickshaws anduvieron en estado de shock, con los ojos abiertos de par en par como hacen los bebés, como visitando “un nuevo universo”.

    Llegado un momento, muy metidos en el laberinto, Jorge me preguntó si sabía dónde estaba… Sin embargo yo no tenía ni idea. Él dijo «qué huevos tienes». Huevos no… vivo aquí y sé que Delhi es tremendamente segura, incluso en las calles más estrechas y oscuras de Old Delhi.

    Cuando ya se acercaba la hora de cenar los llevé a Hauz Khas Village para relajar tensiones y que se tranquilizasen viendo la cara  bonita de la capital de la India. La terraza del OTB con música techno y repleta de mujeres con clase fue un buen calmante después de la tormenta.

    Regresando a casa volvieron las risas nerviosas porque nuestro conductor del tuc tuc entraba a las rotondas sin pedir permiso. Yo ya estoy acostumbrando a este tipo de conducción pero los primeros días me pasaba igual que a ellos. Welcome to India!!

    InDieQuito

    Imagen: fabianfoo

  • Dos años (día 155)

    vela-parabens-feliz-aniversario-2-anos

    Se han cumplido ya dos años desde el primer artículo del blog, en el cual anunciaba que me iba a vivir a Ecuador durante unos meses. El día del nacimiento de esta página web y de toda esta historia…

    También ese 11 de marzo es aniversario de dos infaustos acontecimientos, el del Atentado de Al-Qaeda en Madrid y el del terremoto-tsunami de Japón y la posterior crisis nuclear de Fukushima.

    ¿Quién me iba a decir a mí que dos años después, iba a estar en la India? Hay que ver, por un lado lo rápido que pasa el tiempo, y por el otro, las vueltas que da la vida.

    Cientos de personas, experiencias y aventuras me han acompañado en estos artículos…

    Doy una vez más las gracias a los lectores. Sin ellos está página no tendría sentido.

    InDieQuito

    Imagen: chaosnangeles

  • India 2.0 (día 113)

    agra_fort_india-300x225

    La historia vuelve a comenzar. A las 11:45 cogeré un avión en el aeropuerto de El Prat (Barcelona) rumbo a la lejana Nueva Delhi. El viaje no va a ser ni mucho menos directo. Sobre la una y media del mediodía llegaré a Roma en donde haré una breve visita al Coliseo, al Vaticano y a la Fontana de Trevi.

    Casi a medianoche tomaré otro avión hacia la capital de Rusia, Moscú. En donde pasaré 15 horas visitando la grandilocuente Plaza Roja, el Kremlin y la Catedral de San Basilio. Finalmente, la madrugada del jueves cogeré el último avión que me llevará definitivamente hasta la India.

    Ojala que en esta segunda aventura en aquel remoto país, pueda seguir manteniendo el interés de todos aquellos lectores que entráis con frecuencia en esta página y que hacéis que el blog tenga un significado muy especial para mí.

    InDieQuito

    Imagen: gps-sonoro

  • La música en India (día 110)

    f217264576-300x225

    La India se podría definir como un país musical. En la televisión muchos spots utilizan ese recurso, casi a diario te topas con una procesión en pleno ritual religioso que camina al ritmo de alguna alegre melodía, etc. En definitiva la música forma parte de la vida de las personas  y es que quizás se utilice como una válvula de escape para evadirse de los numerosos problemas que tiene este país. De cualquier manera, sea por el motivo que sea, está muy bien que haya una costumbre musical tan arraigada.

    En las bodas y celebraciones religiosas la música es un componente fundamental. Sinónimo de fiesta y jolgorio en muchas civilizaciones, en India también han adoptado esta tradición milenaria.

    En las discotecas lo más habitual es escuchar canciones europeas o latinas, pero también se suelen escuchar hit genuinos de la India, como la que fue la canción del verano pasado y que os pongo en un enlace para que la podáis escuchar: la Subha Hone Na De.

    El otro tema a comentar en el mundo musical de la India son los videoclips. Los que pinchasteis en el enlace de ayer para escuchar la canción veríais un videoclip que poco tiene que ver con la organización de la sociedad en la India.

    Los videoclips reflejan todos aquellos clichés que están reprimidos en esta nación. Las chicas aparecen ligeritas de ropa y son desenfadas, las castas no existen y ricos y pobres se divierten juntos, no hay pobreza de hecho y también se hacen numerosas alusiones al sexo.

    Al cine de Bollywood le pasa algo parecido y aunque las películas no son tan intensas como un vídeo musical, contienen los mismos temas tabú disueltos a lo largo de todo el celuloide. Quizás sean representaciones de sueños incumplidos, quizás nosotros, los occidentales, hagamos lo mismo en menor medida… Quizás el cine y los vídeos musical existen para eso precisamente.

    InDieQuito

    Imagen: mixfreeware

  • Un mes por Asia (día 30)

    asia-300x209

    El tiempo vuela y más cuando el día a día es muy poco parecido a la rutina. Hoy se cumple un mes desde que desembarqué por primera vez en mi vida en el continente de Asia. Como bien sabéis, mi primer destino fue Nepal, aunque primero pisé suelo asiático en Doha, la capital de Qatar. No salí del aeropuerto, así que eso no cuenta.

    Los 15 días en Nepal tuvieron sus partes buenas y sus partes malas. La decepción del trekking fue compensada por haber conocido a la familia de Xavier y Bishnú. En Nepal me sorprendió mucho el tráfico-locura, que es mucho más anárquico que en Ecuador. También me di cuenta de los escasos recursos que tiene ese país, en el que la ausencia casi total de fábricas reduce la vida laboral a la agricultura y al negocio que mueven el Himalaya y sus ochomiles, que acapara muchas tiendas de ropa, sherpas, porteadores, agencias de viajes y que trae mucho turista, que duerme en hoteles, se alimenta en restaurantes y que compra muchos souvenirs.

    India, en concreto Delhi, que es lo único que he visto por el momento, es un país con muchas más posibilidades. El noveno país según el banco mundial en cuanto a Producto Interior Bruto (PIB) se fundamenta en una abundante industria. Muchas de las inversiones se destinan a la capital del estado y las infraestructuras de Nueva Delhi son bastante notables. Esa es la diferencia principal entre Kathmandú (capital de Nepal) y la capital de la India, Kathmandú es un pueblo grande y Delhi es una capital que lucha por ser la bandera de los países emergentes.

    Por ello, la primera conclusión que he sacado en mis primeras semanas es que, si bien existe una gran diferencia dentro de los países entre los ricos y los pobres, también es bastante acusada cuando la comparación se hace entre países enteros.

    Tras Nepal y Delhi, ahora le toca el turno a los viajes de fin de semana, en los que me gustaría ver Chandigarh, Amristar, Jodhpur, Agra, Varanasi, Jaipur, Mumbai, Goa… Veremos cómo empiezo a organizarme para empezar a sacarle partido a este país y a su cultura, una de las más fascinantes de la historia de la humanidad.

    InDieQuito

    Imagen: zonu

  • Primer día en Delhi (día 17)

    tuc-tuc-300x199

    embajadas-delhi-300x199

    sunset-delhi-300x199

    pahar-ganj-hotel-300x199

    pahar-ganj-shops-300x199

    bazar-delhi-300x199

    La capital de la India me recibió con un día soleado como pocos, de esos sin ninguna nube que enturbie el lienzo azul.

    Por la mañana fui en Tuc Tuc (imagen 1) a la Embajada de España. El viaje resultó super divertido porque ese tipo de vehículos tiene un claxon muy cómico y porque traquetean como un tractor. Cada rotonda es una batalla de gladiadores por ver quién entra primero…

    En las inmediaciones de Pritviraj road, en donde se halla la misión diplomática española, se pueden ver buenos vehículos y es que la zona de las embajadas (imagen 2) presume de ser la más cara de toda la India en cuanto a alojamiento. También hay frondosos árboles que dan salud a esta gran urbe del monóxido de carbono.

    A mediodía me acerqué a la zona de Khan Market, en donde compré unos zapatos y una camisa de lino de estilo hindí, y para el atardecer decidí ir a la India Gate,(imagen 3).

    Allí conocí a dos chicas tibetanas residentes en Delhí desde hace años, que me invitaron a tomar un pic-nic/cena con ellas. Ya tengo dos amigas aquí y hoy hemos quedado para ir de compras.

    Por la noche, callejeando, llegué a la conclusión que Ridley Scott debió de veranear en esta ciudad poco antes de rodar Blade Runner (mi película fetiche), por la cantidad de neones (imagen 4, desde un ricksaw, e imagen 5) y también por los angostos pasillos comerciales que forman parte del laberinto de Pahar Ganj (imagen 6). Esperaba toparme con Deckard, Rachel o algún replicante en cualquier momento. Fue un paseo muy enriquecedor antes de acostarme.

    ————————————————————-

    Ayer se me pasó contar que la noche de mi llegada me sucedió un hecho bastante extraño. Tras dejar mi equipaje en el hotel, bajé a por una botella de agua y nada más pisar la calle, un chico joven que tendría veinte años, se rompió un fluorescente en la cabeza, al estilo de los faquires hindúes del Tu sí que vales… (Buscad el vídeo en Youtube, no tiene desperdicio) Me quedé petrificado, pero sin detenerme proseguí mi camino, con la esperanza de que el faquir no quisiera comprobar la resistencia de un hombre español…

    InDieQuito