• Shrinagar… ¿y más allá? (día 208)

    etapa-4-mayo-300x93

    PERFIL DE LA ETAPA HASTA SHRINAGAR

    Al igual que hice con la etapa de ayer, también he dejado la previa de hoy programada. Ayer por la tarde fuimos a hacer una vuelta de reconocimiento con el coche y descubrimos que se trata de un terreno bastante agradable y con tan solo un puerto de tercera categoría como accidente geográfico destacable.

    La pendiente media es de tan solo un 4% y el desnivel acumulado apenas supera los 1000 metros.Como ya sabéis, comenzaré 6 kms más allá de Devaprayag y en principio tengo previsto detenerme 16 kms pasado Shrinagar, para seguir adelantando faena.

    El motivo es que me han comentado que en Rudraprayag, el final de la siguiente jornada, no hay alojamiento y en ese caso prefiero pasar de largo ese lugar y alcanzar Gaucher directamente.

    Hoy sabremos si definitivamente me veo sobrado de fuerzas en la montaña o estas cuestas y los 300 kms comienzan a hacer mella en mí.

    InDieQuito

    Pie-de-blog_TodosLogos-1024x233

  • Prueba superada (día 207 bis)

    climbing-cycling-300x225

    n58-road-india-300x225

    Imagen transversal del puerto

    bachedikhal-300x225

    En lo alto del puerto… El león y yo gritando victoria!!

    devaprayag2-300x225

    No os creáis que ha sido fácil. Ha sido durísimo. El primer puerto de entidad de mi aventuraFrom Nueva Delhi to Nanda Devi os confieso que me ha puesto a prueba. Los 12 largos kilómetros del Col de Bachedikhal se extienden por la ladera de una montaña como una escolopendra enrrabietada. 12 kilómetros sin un solo descansillo en los que asciendes un desnivel de unos 700 metros. Para que los maellanos os hagáis una idea es como ir a Mazaleón todo el rato subiendo una pendiente como la de “el Pastelet” (las recurvas que había en la vieja carretera hacia Batea nada más pasar el río Algars). Como digo, ha sido toda una experiencia y cada metro de carretera era una eternidad.

    En lo alto, en Bachedikhal, a 1100 metros de altitud, las vistas del valle eran de postal y corría un viento a las 6 y media de la mañana que poco tiene que ver con el denso y caluroso calor de Nueva Delhi.

    A partir de ahí a comenzado el divertido descenso hasta Devaprayag, que se ha alargado durante 20 kilómetros (imagen 4). Un Shambala en toda regla: paisajes de leyenda, lagrimones en los ojos a causa de la velocidad, vértigo por los barrancos de la derecha y el pulso acelerado a causa de la adrenalina. Ha sido el único descenso largo de toda la expedición, así que me lo guardaré para siempre en la memoria.

    Muy a pesar de los patrocinadores me he tenido que poner un abrigo porque tras la sudada de la subida del puerto, la bajada era propensa a los resfriados y ninguno queremos que caiga enfermo.

    Al llegar, Devaprayag me ha parecido una verdadera cucada. Sus casas, con las paredes pintadas de colores, se amontonan en los barrancos del río como castillos de naipes a punto de derrumbarse; el Murano del Himalaya. No me he detenido allí en un primer momento sino que me he visto recuperado tras el descenso y he decidido hacer 6 kms de llano de la etapa de mañana, para adelantar trabajo camino de Shrinagar. A la vuelta he callejeado por sus enrevesadas calles y he disfrutado de este sitio tan especial. Su puente colgante está situado sobre unos rápidos fascinantes.

    Ahora a descansar y a reponer fuerzas para que mañana no me pase factura el puerto que he superado esta mañana. Mejor dicho, hemos superado, porque todos, los lectores, los patrocinadores y vuestro apoyo hacéis que todo esto sea mucho más gratificante. Un saludo muy fuerte para todos y gracias por la desinteresada lectura.

    InDieQuito

    Pie-de-blog_TodosLogos-1024x233

  • Puerto de primera (día 207)

    etapa-3-mayo-300x98

    PERFIL DE LA ETAPA-PUERTO DE HOY

    A pesar de que no tengo acceso a la red, he programado la previa de la séptima etapa preparada, la que une Kaudiliya  y Devaprayag.

    Mucha atención porque hoy tenemos uno de los platos fuertes, el Puerto de Bachedikhal, que equivaldría a un primera categoría del Tour de Francia como el Col de Aspin. Desde prácticamente el primer pedaleo me tocará ascender durante 12 largos kilómetros un total de 700 metros de desnivel con una pendiente media del 10%. Calculo que me costará más de una hora superar este accidente geográfico porque en total el desnivel acumulado alcanzan los 2400 metros. En su punto culminante estaremos a 1100 metros de altitud y desde allí comienza un largo descenso que mis piernas agradecerán, hasta la ciudad de Devaprayag. La pendiente media del descenso tiene un 9.5% de coeficiente.

    Ya os contaré que tal ha ido esta experiencia. ¡Menudo desayuno me voy a comer después de la etapa!

    Sino pudiese conectarme hoy a internet por ausencia de conexión lo haré mañana desde Shrinagar con toda seguridad.

    InDieQuito

    Pie-de-blog_TodosLogos-1024x233

  • Buenas sensaciones (día 206 bis)

    road-to-joshimath1-300x225

    lizard-india1-300x225

    Fauna

    desprendimientos-de-roca1-300x225

    devaprayag1-300x225

    Con los primeros rayos del alba he comenzado a dar pedales, abandonando la ciudad de Rishikesh con rumbo a Kaudiliya. Esta ciudad de nombre casi dictatorial se veía como un grupo de 4 casas desde el satélite de Google, y así ha sido porque ni siquiera hay un lugar donde alojarse.

    Unos kilómetros antes he visto una Guesthouse y tras terminar la etapa en Kaudiliya hemos regresado hasta este hostal al lado de la carretera. Espero que no sea una vía muy transitada durante la noche porque si no va a ser un infierno intentar conciliar el sueño. No me vienen mal estos kilómetros extra que tendré que volver a recorrer porque me servirán de calentamiento, ya que en la etapa de mañana el puerto de primera categoría comienza desde el primer kilómetro.

    Hoy, a pesar de no haber puertos tan exigentes, sí que había interesantes pendientes que ascender y la carretera es preciosa, sobre todo por las vistas, aunque también es peligrosa ya que hay numerosos desprendimientos de roca.

    Todo el trayecto está plagado de carteles con frases concienciadoras “mejor tarde que nunca”, “conduce más lento, vivirás más tiempo” etc. No os extrañéis, en España también los tenemos, con la diferencia de que son luminosos. No olvidemos que nuestras carreteras son de las más mortíferas de la zona UE. En cuanto al tráfico, todo el mundo al que le había contado mi viaje en Rishikesh me había asegurado que lo peor ya había pasado y que ahora se relajaba mucho la situación. Sin duda ha sido así y el número de camiones que continúan río arriba desciende considerablemente a partir de la meca del yoga.

    Por lo demás, la etapa ha discurrido sin apenas incidencias. Tan solo un perro empeñado en jugar, o en morder, quién sabe, me ha perseguido unas decenas de metros. Vinay, tirando de claxon, ha terminado de asustarle para mi tranquilidad. Mañana, a Devaprayag!

    InDieQuito

    Pie-de-blog_TodosLogos-1024x233

  • ¡A Kaudiliya! (día 206)

    etapa-2-mayo-300x94

    PERFIL DE LA ETAPA DE HOY

    Kaudiliya nos espera al final de esta larga carretera serpenteante que se extiende ante nuestras narices. En total son más de 30 kilómetros con un desnivel de 1700 metros de ascensión y otros 1700 de descenso. Una montaña rusa de etapa para llegar a una altitud muy similar a la que estamos situados ahora mismo en Rishikesh.

    Cuando la carretera sube para arriba la pendiente media gira en torno al 6% y para ser concretos un 5,9% en el caso del descenso. Lo más reseñable del gráfico de Google Earth es que habla de una pendiente del 31%!! Ya os contaré si ese muro de asfalto existe porque me da a mí que en este tipo de mediciones el juguete de Google no es tan preciso como desearíamos.

    En Kaudiliya dudo mucho que tenga internet, y supongo que se mantendrá esta situación dos días más. La peor noticia sin embargo es que también creo que me va a tocar pernoctar en el coche… De todas maneras, es de suponer que en Shrinagar habrá conexión y una vez allí os pondré al día con las crónicas y con fotografías como ha venido siendo hasta ahora.

    InDieQuito

    Pie-de-blog_TodosLogos-1024x233

  • Día de descanso (día 205)

    IMG_5079-300x225

    Rishikesh-brigdes-300x225

    Diequito-Ganges-300x225

    Hoy es día de descanso en mi particular peregrinación al Nanda Devi y me he despertado en Rishikesh hacia las 9 de la mañana. Después de un saludable desayuno, Vinay ha venido a buscarme y hemos ido a visitar la zona alta de Rishikesh, en donde hay un impresionante puente colgante.

    Antes de comenzar debo contaros que Rishikesh es una ciudad muy especial, que separa la llanura de los Himalayas. Situada a la vera del Ganges, es meca del yoga y la meditación y muchos extranjeros vienen para pasar unos día en un ashram. Otras peculiaridades de la ciudad es que se permite consumir alcohol ni carne en ella y por supuesto, ninguno de ambos productos se vende en sus calles.

    Como os decía, el puente, que podéis observar en la primera fotografía, se balancea como una serpiente emplumada y durante todo el trayecto vas mareado. Yo ya conozco demasiados ejemplos de la “calidad” y fiabilidad de la ingeniería india y todo ese rato que cuesta cruzarlo pensaba que me iba a tocar a mí, sin embargo, el puente ha aguantado sin problemas. Para mi sorpresa por él circulan hasta motocicletas y vespinos.

    En el otro lado te espera un océano de tranquilidad que llevaba muchos meses sin respirar. Sinceramente lo necesitaba, necesitaba el silencio y el contacto con la naturaleza. En aquella parte de la ciudad solo hay templos, vacas y santones. No hay coches y si no fuese por las repulsivas bocinas de las motos, la paz sería absoluta.

    Hemos bajado a la orilla del Ganges, en donde se despliega una especie de playa arenosa y allí me he puesto a escuchar. Desde ese sitio todavía se pueden oír esos claxon y bocinas como si fuesen parte de una diabólica melodía que nunca cesa. Se oyen muy  de fondo, pero son perceptibles y salen del corazón de la ciudad. En todas las ciudades de India y, por supuesto, en Nueva Delhi, es siempre así, por eso ha sido especial cruzar a este otro lado. Montaña arriba espero poder encontrar más momentos como este.

    Por otro lado, no hubo remontada… Lo pude ver en directo y el Madrid no se mereció el pase, aunque hubiese tenido su gracia que tras todo el partido mareando la perdiz, los blancos consiguiesen los tres goles en los 10 últimos minutos.

    Yo en todo caso seguiré a lo mío. Mañana vuelvo a montarme en la bicicleta y a primera hora pondremos rumbo a Kaudiliya. La primera etapa de montaña. Empieza lo serio.

    InDieQuito

    Pie-de-blog_TodosLogos-1024x233

  • 2 x 1 (día 204)

    sunrise-india-300x225

    claims-cycle-300x225

    haridwar-road-300x225

     urban-trail-bikes-dude-2.1-300x225

    Como ya adelanté en el artículo de ayer, si me veía con fuerzas, mi intención no era dormir en Haridwar, sino en Rishikesh. Para llegar a este remanso de paz que será un excelente lugar para el primer día de descanso, había que completar las primeras pendientes de entidad.

    La primera parte de esta etapa doble, desde Roorkee hasta el puente de Haridwar sobre el Ganges, ha sido predominantemente llana y gran parte se hace a la orilla del Upper Ganga Canal. No ha pasado nada realmente reseñable, salvo un extraño atasco de camiones en esta carretera secundaria alrededor de las 6:30 am. Me voy dando cuenta cada vez más de que la hora punta es un poco amplía, y es que quizás no exista una hora punta como tal. Cada uno coge su camión cuando se desvela.

    Hemos parado para contemplar el Ganges, comer algo y coger fuerzas para las primeras pendientes. Sin casco, con música en mi iPod y estirando, nos hemos relajado unos minutos. Después, hemos puesto rumbo a Rishikesh evitando de nuevo la N58, utilizando la tranquila carretera de la presa. Por esas montañas y bosques que se erigen a la derecha de Rishikesh he sufrido los primeros repechos. Esta área estaba poblada de pavos reales, que piaban con su característico sonido que se asemeja al maullar de un gato. Oír he oído muchos, pero tan solo he visto dos y sin la preciosa cola desplegada.

    Ahora en Rishikesh me voy a relajar tras 200 kms en cuatro días. Esta noche hay partido y mañana en la jornada de descanso haré un poco de turismo. El jueves proseguirá la aventura con la etapa 5, que unirá Rishikesh y Kaudiliya y en la cual ya entra la alta montaña en escena. Mañana la explicaré más detalladamente.

    InDieQuito

    Pie-de-blog_TodosLogos-1024x233

  • Etapa 3: completa (día 203)

    patrocinadores-ciclismo-300x225

    Estiramientos antes de empezar: fundamental

    deoband-road-300x225

    trucks-india-300x225

    banj-manglaur-300x225

    Muzaffarnagar es una ciudad de casi medio millón de habitantes que no tiene absolutamente nada que visitar. Ni siquiera un templo, una maldita mezquita, un palacio. Nada. Salvo su mercado, que es como un rastro. En esa tesitura me retiré pronto a dormir porque hoy tocaba madrugar.

    Sobre las 6:00 am hemos puesto rumbo a Manglaur-Roorkee. A esa zona se puede ir por la N58 pero siempre que es posible prefiero evitarla y por ello hemos dado un poco de rodeo pasando por Deoband. Ha sido muy curioso ver como el paisaje ha ido cambiando, de la llanura con vegetación baja por la que nos hemos movido desde que salimos de Nueva Delhi a Uttarakhand, en donde abundan los grandes árboles y los bosques. Se nota ya que estamos llegando a la zona montañosa.

    Al llegar a Manglaur nos hemos encontrado con una enorme plantación de Marihuana, o eso creo vamos, porque tampoco es que sea muy ducho en estos temas. Después de tomar esa fotografía (imagen 4) y pagar las tasas de turista para esta provincia, hemos buscado un hotel en Roorkee.

    Mañana la etapa programada es muy light, desde Roorkee hasta Haridwar, así que si me encuentro bien de fuerzas alargaré hasta Rishikesh, la última ciudad antes de las montañas y pasaré allí el día de descanso. Para alcanzar esta ciudad, meca del yoga, tendré que superar los primeros repechos de verdad porque se encuentra a 500 metros sobre el nivel del mar y según el mapa de ruta hay una cuesta con 16% de desnivel. La media es de un 2%, así que todavía no se puede considerar etapa de alta montaña.

    Rishikesh es una ciudad muy turística y seguro que encuentro algún hotel en el que poder ver la “remontada del Real Madrid”. Como pasado mañana será jornada de descanso no me importará acostarme a las 3 de la madrugada viendo el partido de los blancos.

    La meta de la etapa de mañana es entonces: Rishikesh!

    InDieQuito

    Pie-de-blog_TodosLogos-1024x233

  • Ya en Muzaffarnagar (día 202)

    delhi-road-n58-225x300

    sardhana-cycle-300x225

    cycling-india-300x225

    cycling-n58-300x225

    He pernoctado en Meerut porque Sardhana no tenía oferta hotelera. Aun así, he reenprendido la marcha exactamente en el mismo lugar en donde ayer terminé. El Upper Ganga Canal ha estado presente también en la etapa de hoy con 20 kilómetros. Llegando al final de la carretera que circula paralela al canal he sufrido un pinchazo, pero la espina no se ha salido y he podido continuar perdiendo poco a poco la presión hasta la cercana villa de Khatauli, en donde un mecánico me ha reparado el entuerto por menos de un euro. Yo voy de domingo en domingo y pincho porque me toca. Si en la pasada jornada dominical pasada pinché por unos senderos de cabras en busca del palacio de los príncipes mogoles, hoy ha sido en el asfalto rebelde de la calzada del canal.

    Después del contratiempo he reanudado la marcha rumbo a la “autopista” (entiéndase por carretera de cuatro carriles en la cual está permitida una mayor velocidad y sin embargo circulan carros tirados por búfalos, viandantes o ciclistas)

    Todavía no era hora punta y en la N-58 había un número limitado de coches y camiones. Aun así, me ha parecido una anarquía de lo más absoluto. Coches que vienen en contradirección, todoterrenos que han sufrido un golpe de los gordos circulando con el cristal hecho añicos y el chasis doblado, vacas y perros que se lanzan sin miedo a cruzar la carretera. Es normal que en la India haya tantos accidentes porque este tipo de tráfico es antinatural. Ya se irán dando cuenta con el paso de… los decenios.

    Mañana… rumbo a Roorkee.

    InDieQuito

    Pie-de-blog_TodosLogos-1024x233

  • Desde Meerut (día 201 bis)

    IMG_4818-300x225

    IMG_4824-300x225

    IMG_4820-300x225

     IMG_4840-225x300

    Os escribo desde Meerut, la ciudad hasta la que nos hemos acercado con el coche desde Sardhana, el final de la etapa de hoy. Como era de esperar, en aquel pueblo perdido no había alojamiento, y como todavía ando un poco pachucho del estómago he decidido que era mejor descansar en cama tras los 50 kms de hoy. Continúo a la espera de resultados pero yo me encuentro mejor, y no hay mejor resultado que ese.

    Vinay y yo hemos salido del centro de la ciudad de Nueva Delhi rumbo al norte, a Ghaziabad, una de esas ciudades que conformar esta megalópolis. Una vez allí, hemos bajado la bicicleta de la baca y ha comenzado el pedaleo.

    La primera anécdota no ha tardado en llegar (imagen 1). Unos niños que estaban esperando el autobús escolar me han visto y me han empezado a gritar que me parase para ver la bici de cerca. La Dude 2.1 de UrbanTrail llama la atención por su color blanco. Vinay nos ha tomado una foto y los niños se han quedado muy contentos.

    Unos kms después nos hemos topado con el Upper Ganga Canal (imagen 2), el canal que lleva aguas del Ganges lejos de su cauce. Tenemos mapas impresos del Google Maps y tanto Vinay como yo hemos establecido un sistema de kilometraje y puntos en el mapa para saber en todo momento en qué lugar estamos.

    A partir de ahí, una interminable recta paralela al canal nos ha llevado hasta Sardhana. El único punto negativo ha sido su asfalto (imagen 3), que está en unas condiciones deplorables, pero el tráfico ha estado muy tranquilo. Tanto, que ha habido muchos momentos en los que he podido escuchar el silencio y tras 3 meses sin salir de Nueva Delhi es una auténtica gozada. Mis pulmones han respirado por fin aire limpio y el cielo estaba azul y no grisáceo como en nuestra querida capital.

    En Sardhana había poco que ver, pero nos han recomendado una iglesia católica que me ha sorprendido por su tamaño y el cuidado del recinto (imagen 4, en la foto homenajeo a un colega que siempre posa de esta manera). Ahora me retiro a descansar que mañana a las 5 de la madrugada tocan corneta y hay que proseguir con la segunda etapa: Sardhana-Muzzaffarnagar.

    InDieQuito

    Pie-de-blog_TodosLogos-1024x233